Ilustración: Xitlalli Rayas, para Esto No es Radio

Sonoro“Pancho López” o “Pancho Pistolas” es el nombre que se guarda en la memoria de algunos vecinos de la calle Montilla en la colonia Lomas de Zapopan, de Zapopan, Jalisco.

No pueden olvidar la tarde del 23 de septiembre de 1996, cuando vieron su calle, en vivo, en el Canal 4 de Televisa.

Esto durante una transmisión que duró horas, llena de tensión y con policías alrededor del domicilio con el número 1356, donde el tal “Pancho López” tenía a una familia secuestrada.

Todo cambió cuando el atracador, para exigir garantías, a cambio de la seguridad de dos niños y una mujer mayor, pidió de rehén a uno de los periodistas más conocidos de Guadalajara: Carlos Cabello Wallace.

Esta historia se cuenta en el primer episodio de la cuarta temporada del podcast tapatío Esto No es Radio, titulado “La noche en que Guadalajara televisó un secuestro”.

Después de 26 años, las y los protagonistas de esta historia dan su testimonio por primera vez, con una producción sonora que se vuelve inmersiva.

Pues transporta a la extraordinaria experiencia de un secuestro televisado, que marcó la vida del periodista, su equipo y la de vecinos de Lomas de Zapopan, en los años 90.

Pero además de todo eso, el director de Esto No es Radio, Fernando “Micro” Hernández Becerra, asegura que también “es una carta de amor al periodismo tapatío”.

En entrevista para Ciudad Olinka, él compartió sobre su intención de recuperar la memoria de un suceso que marcó a la Zona Metropolitana de Guadalajara.

“Conforme hacía este episodio, me fui dando cuenta, haciéndolo contigo (Iván Serrano Jauregui) el recorrido en campo, que la gente de Lomas de Zapopan lo está olvidando y tenerles que argumentar que esto era importante”.

Un evento extraordinario: Un secuestro televisado desde Lomas de Zapopan

Un criminal que pudo tener a su disposición todos los recursos técnicos y humanos de un canal de televisión, el canal predominante de la época, habla de cómo se fue deteriorando la capacidad de controlar una narrativa”.

“Porque eso fue lo que hizo ‘Pancho Pistolas’: controló una narrativa“.

En este episodio se pueden escuchar las voces de camarógrafos y periodistas, como José Antonio Haro, Lucía Moreno, Carlos García y Maria Antonieta Flores Astorga (la entonces esposa de Carlos Cabello Wallace).

“Fue un hecho sumamente violento”.

Este hecho, televisado por más de tres horas en vivo, se puede ver completo en YouTube, pero en dicho episodio del podcast se abunda con las experiencias que nunca antes se dieron a conocer.

Gente que pone el cuerpo

La cuarta temporada del podcast Esto No es Radio tiene como eje principal a las historias donde sus protagonistas ponen el cuerpo ante una adversidad.

“Con todas las historias que logramos concretar en un trabajo de seis meses fue que todas tenían que ver con formas en que alguien pone el cuerpo para defenderse de un chingo de cosas”.

“Cuando haces un podcast con historias duras sobre la realidad sobre México y Latinoamérica, me hizo todo el sentido que fuera sobre el cuerpo“, explicó “Micro”.

“Pues al final el cuerpo es lo único que tenemos”.

Fernando "Micro" Morales, por Atala Vertiz
Apasionado. Fernando “Micro” Hernández encabeza al equipo de “Esto no es radio”, que en su cuarta temporada aborda historias sobre gente que pone su cuerpo para salir adelante. Fotografía: Cortesía

Además de la historia de cómo el reportero Carlos Cabello Wallace fue quien llevó el secuestro a buen puerto, la serie abundará en en relatos diversos.

Adelantó que en la cuarta temporada se escucharán historias sobre alguien que es confundida con un terrorista, de alguien que pone el cuerpo para oponerse de la construcción de un gasoducto.

Pero también el de un cantante de ópera que se enfrenta al cambio de su cuerpo al crecer.

“Las historias tienen personajes que toman decisiones para intentar cambiar su entono, y algunos giros de trama en la historia, y hay transformación de los personajes, entonces la quiero escuchar“.

Escuchar el podcast en comunidad

Ponerte los audífonos y escuchar un podcast es un acto íntimo, porque se realiza en el hogar, en traslados o haciendo ejercicio.

Para el equipo de Esto No es Radio siempre es valioso hacer dinámicas para hacerlo acompañados.


Ya antes habían organizado un picnic sonoro en el Parque Agua Azul.

Y ahora, para el estreno de la cuarta temporada, se realizó en un domicilio entre amigos con los ojos cubiertos.

[ 🎧 Quizá te interese: Un melancólico picnic de podcast en el Parque Agua Azul ]

“El podcast adquiere su poder cuando se hace en colectivo. Son ejercicios que nos llena de energía porque vemos retroalimentación instantánea”.

“Mientras estaban vendados ponía atención a momentos para ver si se notaba alguna reacción; es parte de la naturaleza chida del audio”.

“Lo que cada persona se está imaginando difiere muchísimo y eso es lo que más me gusta”.

 

Autor

Artículo anteriorPorter y su constante evolución sin fin
Artículo siguienteCoamil Federalismo, maíz y plantas medicinales en un camellón
Reportero de Ciudad Olinka. Ha colaborado en Gaceta UdeG, Kä Volta, Revista Colibrí, El Diario NTR Guadalajara, Radio UNAM y Radio UdeG Ocotlán.