Libro Ruta de Murales en Guadalajara


Plasmados en paredes, decenas de murales en Guadalajara retratan distintas realidades que ocurrieron en la ciudad y ahora forman parte de una ruta que reúne arte e historia en torno a estas expresiones tapatías.

El recorrido por estas obras quedó plasmado en el libro Rutas de Murales en Guadalajara. Centenario del Muralismo Mexicano del historiador Raúl Rueda Rodríguez.

En este trabajo se dibujaron algunas rutas que contemplan murales de José Clemente Orozco, Roberto Montenegro, y mucho más.

“Este libro surge a propósito de los 100 años del muralismo mexicano y pensamos que sería muy importante recorrer la ciudad porque aunque conocíamos los murales, poco sabíamos de qué iban”.

El autor detalla que en el libro se retoman tan sólo tres rutas de murales tapatíos.

Sin embargo, explica que no son las únicas, pues existen otras obras que se encuentran más allá de los recorridos que se plasman en la publicación.

Entre las rutas que se recopilan se encuentran la Ruta Centro, con murales que se localizan en el Museo Cabañas o el Paraninfo Enrique Díaz de León.

También la Biblioteca Iberoamericana, Palacio de Gobierno, entre otros recintos del primer cuadro tapatío.

Por otra parte, la Ruta Agua Azul contempla un recorrido en el que se podrán apreciar murales localizados en puntos como el Teatro Experimental de Jalisco.

Así como el Hospital Esperanza López Mateos o la antigua Biblioteca Pública del Estado.

Mientras que la Ruta La Normal considera murales en el Auditorio Salvador Allende del CUCSH o la Comisión Estatal Indígena.

Así como el Foro de Arte y Cultura o la Escuela Normal de Jalisco, por mencionar algunos puntos.

“Tenemos tres rutas, pero estoy seguro que pueden surgir más. Lo que sigue no sólo es invitar a las personas a que sigan los recorridos, sino a que creen sus propias rutas y discutan sobre todos aquellos murales que existen”.

Recorrido por los murales

Desde el Edificio Arroniz  decenas de personas caminan hacia la Biblioteca Iberoamericana para recorrer la ruta y visitar el primero de los recintos que sirven de hogar para los murales tapatíos.

La jornada inicia con los amables rayos que el Sol suaviza durante los últimos días de primavera.

Los curiosos se arremolinan fuera de la biblioteca, mientras el historiador Raúl Rueda comparte los secretos de los murales que se encuentran dentro.

“Es un mural pintado por Amado de la Cueva y David Alfaro Siqueiros, lo empezaron a pintar desde 1924 hasta 1926”, relata.

Y recuerda la amistad de ambos artistas y las facilidades que les otorgó el gobernador Guadalupe Zuno para completar este mural.

Después de un par de fotos, el recorrido continúa del otro lado de Plaza de Armas con Hidalgo, libertador de la esclavitud.

Ahí el Padre de la Patria observa desde el techo de las cúpulas del Palacio de Gobierno, rodeado de otros elementos que rememoran los acontecimientos históricos del siglo pasado.

“En el fondo se habla de los falsos líderes y en la cúpula están las fuerzas que nos iban a llevar a la revolución: educación, trabajo, rebeldía y la ciencia”.

Recorrido por las rutas de murales en Guadalajara

Una ruta en los muros de Guadalajara

Luego de visitar a Hidalgo la ruta prosigue hasta el Museo Regional, donde se encuentra el mural Alfareros Tonaltecas, de Carlos Orozco Romero.

Se trata de una obra que recientemente fue restaurada y que se considera importante en la documentación de las artes populares de Jalisco.

Este recorrido culmina con una visita al Museo Cabañas. Ahí se encuentra el trabajo de uno de los representantes más icónicos del muralismo mexicano: José Clemente Orozco.

Con la vista hacia el techo se puede apreciar el talento de Orozco.

Quien pasó años recreando su visión de la Conquista de México a través de 57 tableros que cuentan esta historia.

Aunque estos murales se localizan en los alrededores del Centro histórico de Guadalajara, cada persona puede trazar su propia ruta más allá de estos límites, pues existe una riqueza de murales aún por explorar, menciona Raúl Rueda.

Discusión y murales

En el Centro tapatío existen miles de edificios llenos de historia.

Algunos pocos recuerdan el pasado de Guadalajara, y en sus entrañas se esconde el arte de los murales, que 100 años después mantiene su influencia.

Raúl Rueda considera que realizar recorridos como la ruta de los murales son una oportunidad para apreciar un poco la historia que se plasmó hace años.

Sin embargo, también cree que acercarse a estas manifestaciones puede ayudar a los ciudadanos a discutir y reflexionar sobre las temáticas y técnicas que muestran los murales tapatíos.

“Creo que una de las funciones principales del muralismo es discutir.”

“para eso es que el arte se saca de los espacios cerrados para traerlo a los espacios públicos con la intención de que la historia y el entorno político se discutan”.


Fotografías: Cultura Jalisco

Autor

  • Eterno aprendiz de reportero con interés en el Periodismo Científico. Colaboró en medios como El Informador, Radio UdeG Ocotlán, y en la Agencia Informativa Conacyt.

Artículo anteriorSebastián Moreno Coronel, trazos del homoerotismo casual
Artículo siguienteLa mayoría de las regiones de Jalisco tiende a perder población
Eterno aprendiz de reportero con interés en el Periodismo Científico. Colaboró en medios como El Informador, Radio UdeG Ocotlán, y en la Agencia Informativa Conacyt.