Los desplazamientos formados son realidades que se viven en muchos lugares del mundo, así como la historia de María, quien es una niña migrante que sueña con viajar por el mundo y puede que eso se vuelva realidad.

El Colectivo Escénico MAÍZ Memoria presentó la obra de teatro María y la ferrovija. Historia con los errantes arenosos, durante FIL Niños este 2022.

Para crear esta obra se llevaron seis meses, ya que primero se hizo la dramaturgia y ya teniendo el texto listo, comenzaron el montaje y los ensayos.

La obra se estrenó en marzo de este año con el programa “Domingo Sobre Trenes” que convoca la Secretaría Municipal de Querétaro, en el foro de “La Chimenea de la Estación del Tren”.

Sorpresas y despedidas

La puesta en escena habla de una pequeña niña de 8 años, María, que junto a su papá “El Conchas”, emprenderán una “aventura”. Pero antes de irse, nos cuentan el motivo por el cual tienen que marcharse.

En esta obra participaron, Lucía Rosher como directora, María Rosher como actriz, Carolina Alemán como intérprete y actriz y Daniela Pérez como actriz y dramaturga.

Entre sus personajes se encuentra María, “El Conchas”, el perrito “El Toques” y “la esencia del barrio”; ellos acompañan a María en esta historia y son quienes la preparan para viaje.

El papá de María es un recolector de basura, ella le ayuda a a encontrar objetos que se puedan reutilizar, para que “El Conchas” pueda crear nuevas cosas para vender. 

Así prosigue la historia hasta que los policías de la zona le cobran cuota al papá de María.

“El Conchas” empieza a buscar como irse del barrio sin que nadie se entere, ya que no tienen el dinero suficiente para cubrir esa cuota. 

Es entonces donde María se entera que viajaran, sin saber que es una migración forzada mientras “la esencia del barrio” la va guiando y preparando para lo que será este viaje y “El Toques” la protege de los peligros que pueda enfrentar.

Un reto en escena

La actriz Daniela Pérez comenta que entre sus mayores dificultades no se podía adaptar tan bien el texto con la obra en escena.

También pensó en complicaciones con el tiempo, ya que ellas creían que era demasiado extenso y las estructuras no convenían.

Además, platicó que hizo la dramaturgia con ayuda de Lucía Rodher y aunque los personajes ya estaban construidos, las actrices también dieron propuestas para que los papeles tuvieran más vida.

“Lo que mas me gustó de la obra fue el tema, los personajes, el espacio y los espacios donde se desarrolla la trama: en las calles de un barrio que está a las orillas de la ciudad, las vías del tren el tianguis, los personajes del tianguis”.

Un viaje de errantes

María es una niña que vive con su papá y juntos recolectan basura que luego venden en el tianguis.

Ambos están a punto de vivir un viaje en tren que los llevará directo al Norte, un viaje peligroso y sin regreso, pero a María poco se ocupa del peligro, ella sueña con viajar y conocer el mundo.

En su viaje está a punto de conocer una gran aventura con personajes extraordinarios, unos errantes de arena que la acompañarán y le harán saber que puede extender sus alas, pero para no perderse deberá anclar muy bien sus raíces.


Fotografías: Paula Vazquez / FIL

Autor

Artículo anteriorLengua Wixárika, un tesoro lingüístico que se mantiene vivo en Jalisco
Artículo siguienteGabriel Chávez de la Mora, arquitecto de identidades celestiales
Reportera de Ciudad Olinka. Estudió Periodismo en el CULagos de la UdeG.