La crisis de las personas desaparecidas es una herida en Jalisco que no ha sanado, la incesable lucha de familiares es una manifestación constante.

Dignificar sus acciones de búsqueda y el reconocimiento a su labor, es una de las tantas maneras en las que, como sociedad, podemos aportar para desmontar ideas falsas que solo revictimizan.

Además de contar con sus manos para escarbar en fosas clandestinas, de sus piernas para marchar en las manifestaciones, de su voz para gritar el nombre de sus hijos, hermanas, nietos, sobrinas o padres, las integrantes de los colectivos se han valido de objetos para seguir buscando.

La semiótica de los objetos que utilizan y construyen son parte fundamental para la búsqueda, comparten el artista Cristian Javier Chavira Mariscal y la periodista Aletse Torres Flores, quien mencionó:

“Siempre que pensamos en herramientas de búsqueda decimos: claro, las de búsqueda de campo, el pico, el rastrillo. Nosotros pensamos cómo se vería un taller de las madres buscadoras”.

El lugar también alberga playeras, mantas, cubrebocas, bolsos tejidos, gorras, incluso paletas de caramelo con fichas de búsqueda impresas en sus envolturas plásticas.

Exponer el calvario de las búsquedas

Instrumentalizar la búsqueda es una intervención artística impulsada por el medio independiente Zona Docs, donde Aletse escribe historias de desaparecidos y sus buscadoras.

“Pensamos, cómo se vería un taller de las madres buscadoras, habla de un oficio, pero en ningún contexto eso es normal, es un oficio impuesto”.

El diseñador industrial Cristian Javier Chavira Mariscal, compartió que realizó un análisis sobre la semiótica de los objetos y por qué los utilizan.

“Las lonas particularmente son una herramienta más informativa, el ejercicio era mostrar las herramientas que tienen valores funcionales por la propia situación, en donde tienen que autoproducir sus objetos de búsqueda”.

Desde una cuestión simbólica, relató que la varilla es el objeto que más le conmociona, para él significa que este instrumento responde a un contexto en donde las buscadoras vierten su ingenio para potencializar su labor de búsqueda.

Al ingresar a la habitación donde se exponen estos objetos, encuentras un código QR que da acceso a las historias de personas desaparecidas, de diferentes municipios de Jalisco.

Desde el quehacer artístico, fusionado con el trabajo periodístico y del acompañamiento a las familias de personas desaparecidas, surgió la idea de montar esta exposición.

Porque con playeras, paletas de caramelo, pines u otros objetos, se puede sensibilizar a la ciudadanía, que sepan que hay miles de niñas y niños que acompañan a sus familias en la búsqueda de sus seres queridos.

Más impactante que las herramientas de campo, son estos instrumentos y prendas que van a cada manifestación para exigir justicia y la aparición de sus familiares o amigos.

“Queremos contar estas historias y que se vea que ella (una madre) tejió un bolso porque está buscando a Charly, su hijo, y queremos llegar a más personas para crear empatía” señaló Aletse.

Historias detrás de los objetos

En el recorrido surge la pregunta ¿Para qué sirve una exposición en una situación de este tipo? Para que al pasar por una glorieta o al estar una manifestación, dijo Cristian Chavira, una manta no se vea como un pedazo de tela, sino con otros significantes.

“Creando símbolos, entregando una narrativa distinta y haciendo ejercicios multidisciplinarios como éste, estamos solemnizando las cosas cotidianas”.

Es el caso de las varillas usadas para hallar fosas clandestinas, y que en esta exposición se muestran retorcidas para formar la leyenda ‘Guadalajara, Guadalajara’, donde los turistas posan para la foto como recuerdo de su visita al Centro Histórico.

Pero acá, al hacerlo con esta herramienta de búsqueda, toma un significado real de la situación.

Instrumentalizar la búsqueda se exhibe en Casa Quinqué (Juan N. Cumplido 427) en Guadalajara. Estará disponible hasta el 25 de octubre de 2022. Se realizan recorridos guiados.


Fotografías: Jonathan Bañuelos

Autor

Artículo anteriorInmortalizan en fotografías grandes momentos musicales
Artículo siguiente“Kame Hame Ha”, retrato de una adolescencia violentada
Reportera de Ciudad Olinka. Ha trabajado en medios como Radio UdeG Ocotlán, Radio Centinela y Zona Tres Noticias