El Colectivo Malacate es un proyecto que surge a partir de la investigación plasmada en el libro Loza de Sayula, el devenir de un arte cerámico.

Ésta, por parte del antropólogo Ricardo Cortez Guzmán, quien encabeza dicho proyecto ciudadano en el municipio de Sayula.

En el libro plantea que la alfarería es un destacado oficio del barro que data de la época prehispánica en la Región Sur de Jalisco.

Y donde se rememora la importancia regional que la alfarería tenía para Sayula en el siglo XIX.

Pero también impulsa estrategias que inciten a las personas a retomar la actividad en el municipio.

Por ello Colectivo Malacate busca reactivar la alfarería regional como industria creativa, por medio de la enseñanza del arte de elaborar objetos con barro.

Su domicilio en la calle Lienzo Charro 10, en Sayula, Jalisco. Su correo es proyectomalacate@gmail.com

La antesala de Colectivo Malacate

De acuerdo con Ricardo Cortez Guzmán, hubo una idea parecida a la de Colectivo Malacate hace 20 años en Sayula, con la que se generaron hornos alfareros.

Dicha propuesta terminó pronto y dejó en abandono estos hornos.

A partir de este panorama, Colectivo Malacate nace en junio del 2022 en conjunto con la Secretaría de Cultura de Jalisco para recuperar los hornos y acercar a la ciudadanía a la actividad alfarera.

Un nombre que invita a tejer en comunidad

El nombre que lleva el proyecto viene de malácatl, una pieza circular que los nahuas utilizaban para hilar.

“Nosotros lo llamamos así como una analogía de lo que queremos generar”.

“Es decir, a través de esta pieza de barro, que nos remite al pasado prehispánico de la región, queremos hilar o tejer redes de personas“.

Generar una comunidad de aprendizaje alrededor del oficio tradicional de la alfarería”.

Esto lo comenta Ricardo Cortez en entrevista para Ciudad Olinka, quien asegura que la alfarería permite tejer conexiones.

Echan a andar actividades en Sayula

El 9 de enero de este 2023, Colectivo Malacate dio comienzo a su primer taller gratuito de iniciación en la alfarería abierto a todo público.

Ahí asisten aproximadamente 20 personas.

Este taller tienen una duración de ocho semanas y las principales técnicas enseñadas son el barro bruñido, barro negro, esmaltado, entre otras técnicas.

“Estas técnicas apuestan por diversificar las formas de hacer alfarería”, añadió.

El propósito es que las piezas creadas  se expongan en el Centro para la Cultura y las Artes José Rolón de Ciudad Guzmán.

El antropólogo mencionó que se planea continuar con este tipo de talleres y otras actividades que abonen a la reactivación de la alfarería en la región sur de Jalisco.


Fotografías: Cortesía Malacate

Autor

Artículo anteriorLa fugaz visita del cometa C/2022 E3 ZTF por los cielos de Guadalajara
Artículo siguientePremios Minervas, reconocimiento a la música independiente en Jalisco
Reportera de Ciudad Olinka. Estudió Periodismo en CUCiénega de la UdeG.