El Colectivo Precaución ha creado el proyecto llamado “Biblioteca Comunitaria”, una iniciativa que tiene lugar en la colonia de Las Pintas de Arriba, del municipio de El Salto.

Este proyecto consiste en tener acceso a una biblioteca que sea comunitaria y surge de la necesidad de crear espacios artísticos y culturales.

El Salto es un sitio donde los espacios de promoción de la cultura son limitados, según datos del Índice de Infraestructura Cultural, elaborado por el profesor en demografía Eliud Silva, a través del Sistema de Información Cultural de México.

Este municipio solo cuenta con una casa cultural, con la que se busca cubrir a más de 230 mil personas, por lo que el Colectivo Precaución trabaja en solventar las necesidades educativas con distintas acciones.

Dentro de las complejidades de acceso a la cultura, por la falta de espacios, se suman también las dificultades que hay para trasladarse a estos.

Miguel Mejía, integrante del Colectivo Precaución, resalta que para una persona de Las Pintas, acceder a la cabecera municipal en transporte público le lleva dos horas de ida y dos horas de de regreso, lo que lo puede ser complicado para algunos ciudadanos.

“Invertir dos horas para llegar a un taller que solo dura una, y regresarte otras dos, pues no me da esa situación de que se vuelva atractivo poder asistir a ese tipo de actividades”.

Es en este escenario que surge la necesidad de crear espacios como Casa María Lupita, que sirve para realizar distintas actividades como talleres o cine club, y que forman parte del programa nacional de Salas de Lectura.

Debido a que forman parte de este programa literario decidieron crear la biblioteca comunitaria.

Posteriormente también se planea que en esta casa cultural, exista una Escuela Comunitaria de Periodismo.

Sociedad solidaria

Parte del apoyo que han recibido para este proyecto, ha sido por parte de las escuelas secundarias de la zona.

“Para que las juventudes de secundaria tengan este tipo de actividades”.

De esta manera se trabaja para consolidar el objetivo de crear un acervo bibliográfico con libros que se hayan generado gracias a donaciones, agrega Miguel Mejía.

La intención es poder prestar los libros a toda aquella persona que lo desee, para así fomentar la lectura, el conocimiento, y perspectivas cada vez más críticas.

En octubre del 2022 el Colectivo Precaución comenzó con la colecta de libros y se espera que cuando se tenga una cantidad considerable en el acervo pueda abrirse esta biblioteca.

Una diversa oferta cultural

Otras de las actividades que ya se realizan, y con las cuales el Colectivo Precaución busca avanzar en su propósito, es la Feria Comunitaria del Libro, que se realiza en mayo.

Se trata de una propuesta para encontrar contenidos culturales y este año van por su cuarta edición.

La Feria es realizada en Plaza Fundadores y hay talleres artísticos, obras de teatro, promociones de libros, además de charlas con escritores tapatíos.

Hasta el momento Memo Plastilina, Ramiro Corona y Elizabeth Rivera, han sido autores que han compartido sus ideas en la feria literaria.  

Próximamente se planea que las colaboraciones para la feria sean híbridas, es decir, además del plano presencial que también sea virtual, para así tener un vínculo con autores de otros lugares.

Entender la situación

Miguel Mejía lamenta que en ocasiones la ciudadanía no se detenga a pensar que existen comunidades que no tienen acceso al arte y la cultura, ni a actividades de recreación.

Es por eso que el Colectivo Precaución trabaja en actividades que buscan acercar a las infancias, juventudes y a la sociedad en general con el acceso a la cultura.

Considera que hay que visibilizar la falta de conciencia sobre la necesidad de acceder a los recursos artísticos y culturales, y de esta manera tratar de cambiar la realidad violenta que sufre la sociedad mexicana.

Cómo apoyarlos

Al respecto de las donaciones, Miguel Mejía explicó que están recibiendo libros que las personas ya no necesiten o que simplemente deseen aportar al proyecto, así como donaciones económicas para la creación de los libreros.

“Muchos de nosotros tenemos algunos libros que de repente ya los leímos, nos gustaría justo compartirlos, intercambiarlos o donarlos”.

El contacto con Colectivo Precaución se puede concretar a través de sus páginas de Facebook e Instagram, así como en su página web.

Miguel Mejía agregó que si las personas desean realizar alguna donación el equipo de Colectivo Precaución puede acudir por ellas.

“Agradecemos esta acción de contribuir a una situación tan necesaria en nuestro territorio”.


Fotografías: Cortesía Colectivo Precaución

Suscríbete a nuestro boletín:

📰📲 https://t.me/ciudadolinka

Autor

Artículo anterior100 canciones de Guadalajara, un proyecto sobre el talento local
Artículo siguienteKarla Castañeda, tapatía de manos teulenses en “Pinocho”
Reportero de Ciudad Olinka. Estudió Periodismo en el CUCiénega de la UdeG. Ha colaborado para medios como El Descafeinado.