Creador. Máximo Jaramillo Molina emprende el proyecto “Gatitos contra la desigualdad”, con el que busca un mayor alcance sobre las discusiones en pro de los derechos humanos. Fotografía: Iván Lara González

Cinema

Por medio de imágenes de gatos, Máximo Ernesto Jaramillo Molina busca derribar mitos sobre las desigualdades sociales. Éstas las comparte en redes sociales bajo el perfil Gatitos contra la desigualdad.

Es una página que comparte memes y mensajes con información acerca de temas como gentrificación, impuestos, clasismo, vivienda, salarios, políticas públicas y más.

Pero también busca derribar esas narrativas que fortalecen percepciones meritocráticas como:

“El pobre es pobre porque quiere” o que para ser rico “hay que levantarse temprano”.

Para informar sobre estos temas, el equipo de Jaramillo Molina busca evidencia de investigaciones que existan sobre dichos temas.

Y asegura que esta es una de las características que abonan al alcance de los memes.

“A eso trata de abonar el proyecto: a tratar de brindar información accesible, con un lenguaje sencillo, proveyendo la evidencia verificada al respecto”, asegura este investigador del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH) de la UdeG.

La idea de comunicar con gatitos

Con el crecimiento de “Gatitos contra la desigualdad” también se creó el Instituto de Estudios Sobre Desigualdades.

Es una asociación civil que genera investigación que posteriormente es divulgada mediante esta página de memes.

Jaramillo Molina resalta que la información que se comparte en “Gatitos contra la desigualdad” ha sido referenciada por actores públicos y medios de comunicación.

Lo que los ha llevado a ser reconocidos por distintas audiencias.

La idea de usar a los gatitos para informar surgió en 2018, ante la necesidad de ofrecer los resultados de investigaciones más allá de las aulas, relata Jaramillo Molina, quien también es el Coordinador del Observatorio de Desigualdades del CUCSH.

Desde entonces, el equipo detrás de este proyecto se planteó usar a los felinos como un vehículo para atraer la atención de las audiencias.

Y una vez enganchados, informarlos con datos precisos y sustentados en estudios.

“Las imágenes llamativas, las de los gatitos, las usamos como un caballo de Troya para que quien vea una foto del gatito y les llame la atención”.

“Y luego vean el texto y una información en la publicación donde se explica con más detalle estos temas de desigualdad”, asegura.

Mininos críticos

En “Gatitos contra la desigualdad” consiste en la publicación de las imágenes que van acompañadas de textos fáciles de digerir.

Investigador. Máximo Jaramillo Molina es el coordinador del Observatorio de Desigualdades del CUCSH de la UdeG. Fotografía: Iván Lara González

Jaramillo Molina estima que una de las ventajas de esta página es que están al pendiente de las discusiones actuales.

Lo que ayuda a promover el debate en cuanto a temas emergentes y a buscar los datos para abonar a la discusión.

Recuerda un ejemplo reciente sobre la vinculación entre la empresa de hospedaje AirBNB y el gobierno de la Ciudad de México:

En este caso, asegura Jaramillo Molina, las publicaciones de “Gatitos contra la desigualdad” formaron parte de la discusión que se generó en redes sociales.

“Nos alegra que por lo que se hace en la página y por un montón de otros procesos que hay al mismo tiempo, hace que se habla más de estos problemas de meritocracia, de desigualdad, de criticar el que ‘el pobre es pobre porque quiere’”.

A finales de noviembre de 2022, el equipo de “Gatitos contra la desigualdad” organizó una “Protesta por el derecho a la vivienda en GDL”, durante las actividades del Primer Foro de Vivienda.

La manifestación se realizó afuera de Ciudad Creativa Digital, donde los protestantes criticaron el Plan de Repoblamiento del Centro Histórico de Guadalajara.

Mismo que es promovido por el Ayuntamiento de Guadalajara, encabezado por Pablo Lemus, así como la financiación de la vivienda y las políticas públicas del gobierno en la materia.


Fuente: Universidad de Guadalajara
Información: Pablo Miranda Ramírez
Fotografía: Iván Lara González

Suscríbete a nuestro boletín en Telegram:

📰📲 https://t.me/ciudadolinka

Autor

  • Pablo Miranda Ramírez

    Eterno aprendiz de reportero con interés en el Periodismo Científico. Colaboró en medios como El Informador, Radio UdeG Ocotlán, y en la Agencia Informativa Conacyt.

FuenteUniversidad de Guadalajara
Artículo anteriorGabriel Chávez de la Mora, arquitecto de identidades celestiales
Artículo siguienteArrogante Albino canta la historia jotera de Guadalajara
Eterno aprendiz de reportero con interés en el Periodismo Científico. Colaboró en medios como El Informador, Radio UdeG Ocotlán, y en la Agencia Informativa Conacyt.