Fotografía: Secretaría de Cultura de Jalisco

SonoroUna mujer con mucho carácter, guapa, llena de frialdad, pero con bastante dolor y sin miedo al qué dirán es de lo que nos habla la canción “La Bikina”.

La canción “La Bikina” fue escrita en 1964, por el músico Rubén Fuentes, originario de Zapotlán el Grande, Jalisco.

Y desde entonces se ha convertido en un tema emblemático en el repertorio de música de mariachi, incluso a escala global.

Hay varias leyendas detrás de “La Bikina”: una de ellas refiere que la idea del nombre nació después de un paseo por la playa, cuando el hijo de Rubén Fuentes le comentó que las mujeres que llevaban bikinis deberían llamarse “bikinas”.

Otra versión es que la canción nace de una leyenda de tiempos de la Cristiada. Se trataba de una mujer que recién nacida fue abandonada y encontrada por una familia, quien la llevó con unas religiosas para que la criaran.

Ya de adulta, el convento donde habitaba fue atacada por bandoleros.

En ese punto se desprenden varias versiones: desde que un hombre la raptó o que la rescató y cuidó, al punto de tener un dilema amoroso con él. Todas terminan en un escenario donde “La Bikina” sobrevivió a la pena de haber perdido a alguien que quiso.

Como sea, el sentir de dicha mujer es el punto central de esta canción popular mexicana la han interpretado artistas que la han puesto en alto:

Marco Antonio Muñiz

Lucha Villa

Alberto Vázquez

Jose Luis Rodriguez 

Luis Miguel

Karol Sevilla 

Rubén Fuentes, grande del mariachi

El compositor Rubén Fuentes Gassón llegó al mundo el 15 de febrero de 1926 en la localidad de Ciudad Guzmán, Zapotlán el Grande, Jalisco.

Fue un violinista clásico, arreglista y productor discográfico.

Cuando terminó la secundaria se trasladó a Guadalajara; y para 1944 tomó el tren definitivo que le lleva a la Ciudad de México, donde conoció al entonces director del Mariachi Vargas de Tecalitlán, Silvestre Vargas.

Rubén Fuentes comenzó a trabajar a finales de 1948 en la compañía discográfica RCA Víctor, como asistente y después en la dirección en 1957.

Fue autor de canciones como “La Bikina”, “Tres Consejos”, “El Pecador”, “Ruega por Nosotros”, “Cien Años”, “Escándalo”, “La del Rebozo Blanco”, “La Noche y Tú”, “Luz y Sombra”, “Tiempo” y muchas más.

En el año 2019 donó su piano con el que interpretó canciones como “La Bikina” y “Así es mi Tierra” al Centro Cultural José Clemente Orozco” de Ciudad Guzmán.

Falleció el 5 de febrero de 2022 en la Ciudad de México, dejando un legado de gran trascendencia para la música mexicana.

Suscríbete a nuestro boletín vía Telegram:

📰📲 https://t.me/ciudadolinka

Autor

Artículo anteriorEl “corazón” de Atemajac del Valle, historia y tradición
Artículo siguienteLa Barca, donde Miguel Hidalgo abolió la esclavitud
Reportera de Ciudad Olinka. Estudió Periodismo en el CULagos de la UdeG.