EntornoAdemás de ser un símbolo de identidad nacional, el águila real (Aquila chrysaetos) también es un animal sagrado para el pueblo wixárika, establecido en la Región Norte de Jalisco.

Estos vigilantes de lo que sucede sobre la tierra y debajo de ella tienen presencia activa en dicha zona del estado.

Pues tras un proyecto de monitoreo, vigilancia y protección de esta especie se han registrado 17 ejemplares en varios municipios:

  • Seis en Mezquitic.
  • Cuatro en Chimaltitán.
  • Tres en la Sierra Wixárika.
  • Dos en Huejúcar.
  • Uno en Colotlán.
  • Uno en San Martín de Bolaños.

Desde el 2020 a la fecha, se han identificado y monitoreado siete territorios de anidación.

De los territorios activos que se han monitoreado, tres han tenido éxito reproductivo, que es cuando una cría abandona el nido de forma exitosa y en buen estado.

Adicionalmente, las brigadas han realizado monitoreo de avifauna en los territorios de águila real, teniendo como resultado el registro de 152 especies distintas.

Lo que representa el 29 por ciento de todas las especies de aves que hay en Jalisco.

Cuidar a las águilas en comunidad

Para este proyecto se integraron brigadas de monitoreo de águila real, con apoyo de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet) y la Junta Intermunicipal de Medio Ambiente para la Gestión Integral de la Región Norte (JINOR).

Se capacitó y equipó a 20 personas para integrar cuatro brigadas especializadas de monitoreo comunitario.

El 40 por ciento de sus integrantes eran mujeres, en el caso de la brigada de Mezquitic se conformó exclusivamente por cuatro integrantes mujeres.

Además 12 brigadistas provenían de pueblos originarios: ocho de comunidades wixárikas y cuatro de comunidades tepehuanas.

Las capacitaciones consistieron en la identificación del águila real, sus territorios de anidación e identificación de aves y uso del equipo de monitoreo.

También sobre captura y anillamiento de aves e identificación de egagrópilas (bolas formadas por restos de alimentos no digeridos que regurgitan aves carnívoras) y restos óseos para determinar la dieta del águila real.

Cada brigadista contó con equipo para monitoreo: cámara fotográfica, cámara trampa, binoculares, telescopios, GPS, guías de identificación de aves y mochilas.

En febrero del 2021 el estado de Jalisco firmó el Manifiesto para la Protección del Águila Real en el Territorio del Corredor Biocultural del Centro Occidente de México (Cobiocom), con los gobiernos de Guanajuato, Aguascalientes y Zacatecas.

El águila real es una especie Amenazada (A) dentro del territorio mexicano, por la NOM-059-SEMARNAT-2010.

Dentro de las principales amenazas identificadas para esta especie están el envenenamiento bioacumulativo, por ingerir presas que han sido envenenadas.

También los cables de alta tensión y la pérdida del hábitat, ya que disminuye la disponibilidad de animales para cazar y la presencia de grupos de cacería ilegal.


Fuente y fotografías: Semadet Jalisco

Autor

FuenteSecretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial de Jalisco
Artículo anterior“Docu al parque”, hacer comunidad en torno a documentales mexicanos
Artículo siguienteTomatlán, municipio con más humedales Ramsar en México
Medio informativo enfocado en difundir el legado cultural y artístico de las regiones de Jalisco.