CinemaHugo Jeovani Muñoz nació en Mezquitic dentro del seno de la comunidad wixárika de Jalisco. También se le conoce como Jobis Shosho y se ha dado a la tarea de dar a conocer su historia.

En ella confluyen la identidad indígena, gay y no binaria, que le han llevado a encarnar luchas en las que se cruzan diferentes formas de discriminación.

Es por eso que alza la voz para hacer escuchar un mensaje que podría resumirse en sus propias palabras:

“No se trata de mendigar. Cuando se trata de derechos, son derechos”.

Durante la segunda edición de Festiva LGBTTTIQ+, Jobis compartió que lo que más le interesa es dar a conocer su historia de vida, levantar la voz como persona que pertenece a un grupo indígena y a la diversidad sexual.

“Mi lucha empezó en el 2014, justo fue la primera vez que asistí a una marcha del orgullo LGBT”.

Ser testigo de la diversidad convocada por la marcha de Guadalajara y el ambiente de libre expresión le llevó a plantearse la posibilidad de llevar ese mensaje a su comunidad.

“Me dejaron mucha reflexión en decir: ellos libremente están expresando lo que es nuestra comunidad LGBT y yo también quiero hacer eso por mi comunidad wixárika, por muchas hermanas que no se atreven”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Festiva-LGBTTTIQ + (@festivalgbt)

Los objetivos de Jobis son muchos pero principalmente se centran en que las personas de su comunidad entiendan y abracen la diversidad en todo sus sentidos.

De la misma forma, su mensaje busca que las personas de la comunidad LGBT sean conscientes de que la lucha se hace desde distintos contextos.

Cambiar los prejuicios

Jobis se ha enfrentado a numerosos prejuicios, en parte derivados de la falta de visibilidad y desconocimiento de las comunidades indígenas en el Estado.

Por eso se ha dedicado a dar a conocer su cultura a través de redes sociales y plataformas como YouTube.

Su comunidad aún es designada con un nombre con el que no se identifican.

“Antes, a nosotros nos decían huicholes o huicholitos, pero pues mi cultura es wixarika y en plural wixaritari. Para nosotros nunca existió huichol”.

Durante su intervención en el conversatorio “Derechos humanos y pueblos originarios” dio algunos acercamientos culturales a su comunidad.

Este mismo tema también es abordado y a mayor profundidad en varios de los videos de su canal.

Asimismo cuenta cómo su contexto influyó en varias de las decisiones que ha tomado en su vida.

Un ejemplo de ello es el hecho de que decidió estudiar agronomía para darle gusto a su familia que le puso como condición “estudiar una carrera que fuera de hombre”, sin embargo quería adentrarse en el diseño de modas.

“Es una experiencia que ya me da como risa contar, pero tiene mucho que ver el apoyo, las ideologías que se tienen dentro de nuestras comunidades indígenas”.

“Porque venimos de una cultura muy patriarcal, el machismo, violencia pero ya me estoy haciendo más cargo de las cosas que me gustan”.

Diversidad incomprendida

Jobis cuenta: “Salí a los doce años de mi pueblo, justo porque la primera persona que se oponía, que siempre me regañaba a mí, era mi mamá”.

“Me decía ‘oye no te sientes así, no camines así, no me traigas a esas amigas que parecen niñas, de por sí tú ya orinas sentada’, me decía. La verdad siempre era un ataque”.

Sin embargo, ese sería solo el inicio de su trayecto. También se enfrentó a situaciones de discriminación dentro del ambiente escolar.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Jobis Shosho (@jobisshosho)

Fueron precisamente estas experiencias las que le llevaron a reflexionar y replantearse qué tanto el silencio, el callar lo vuelve cómplice de la discriminación.

“Así nació también Jobis, en el levantar la voz. Porque también me di cuenta cuando entré a la universidad que ya no solo me discriminaban por ser gay, también me discriminaban por ser indígena, por mi acento, por mi tono de piel…”.

Ante la falta de voces que representen a la comunidad wixárika y los pocos referentes de la diversidad dentro de su comunidad cuenta sus vivencias.

Con esto busca que otras personas se encuentren y les pueda servir para saber que no están solas.


Fotografías: cortesía Cuarenta y uno

Autor

  • Reportero cultural y productor de radio. Ha colaborado para medios como Radio UdeG en Lagos de Moreno y el portal web Cuarenta Y Uno. Egresado de Humanidades del CULagos de UdeG.

Artículo anterior“Mente en Blanco”, clowning que acompaña la discapacidad
Artículo siguienteMónica’s Bar, luminoso refugio de la diversidad sexual tapatía
Reportero cultural y productor de radio. Ha colaborado para medios como Radio UdeG en Lagos de Moreno y el portal web Cuarenta Y Uno. Egresado de Humanidades del CULagos de UdeG.