CinemaEmi es una joven alegre, aunque un poco reservada, que viaja a Guadalajara para vivir un tiempo con Cayetano, su padre.

Estando ahí, conoce a Bea, actual pareja de su papá quien, a su vez, tiene una hija llamada Gala, con la que Emi desarrolla una profunda relación

Durante su visita, Emi pasa tiempo con Eleonora, su elegante abuela y una de las pocas personas que parece entenderla. Al mismo tiempo, la joven protagonista reflexiona sobre su pasado, su relación con sus padres y su identidad sexual

Esta es la premisa de Nunca seremos parte (2022), la ópera prima de Amelia Eloisa. Se trata de un trabajo afectivo e íntimo sobre la diversidad queer y los vínculos familiares, ya sean genéticos o elegidos, como núcleo del crecimiento emocional. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Amelia Eloisa (@ameliaeloisa)

La cinta de Eloisa brilla por varios aspectos, entre los que destaca un guión que logra representar a detalle las complejidades de la identidad dentro de los nuevos tipos de familia. 

Asimismo, la realizadora logra delinear personajes entrañables, que son encarnados de manera notable por un elenco conformado por Adriana Palafox, Verónica Langer, Andrea Portal, Magnolia Corona y Xésar Tena, entre otros.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Amelia Eloisa (@ameliaeloisa)

Una postal de realidad

La película también cuenta con un trabajo de fotografía virtuoso, cuya puesta en escena de espacios cerrados y primeros planos del rostro de las protagonistas contrasta y se complementa con los encuadres abiertos de una vibrante ciudad de Guadalajara.

En ese sentido, el filme plantea un interesante discurso que evoca por momentos al cine de Jaime Humberto Hermosillo, sobre la doble moral de una ciudad en donde, si bien la diversidad sexual se visibiliza cada vez más, sigue habiendo un conservadurismo muy fuerte entre sus habitantes. 

Al final, Nunca seremos parte es el valioso ejemplo de un cine mexicano independiente, descentralizado y que se encuentra en la búsqueda de retratar historias sobre diferentes realidades que se logren percibir genuinas, honestas y relevantes.

La película tuvo su estreno nacional en la 37 edición del Festival Internacional de Cine en Guadalajara, dentro de la categoría Hecho en Jalisco. 


Fotografías: Facebook Nunca seremos parte

Autor

  • Colaborador de Ciudad Olinka. Especialista en temas cinematográficos. Ha trabajado para "La Jornada Zacatecas" y Radio UdeG Ocotlán.

Artículo anteriorScott Derrickson y los desafíos de hacer cine de terror
Artículo siguiente“En la boca del lobo”, la búsqueda de Rosaura en las “fauces del Estado”
Colaborador de Ciudad Olinka. Especialista en temas cinematográficos. Ha trabajado para "La Jornada Zacatecas" y Radio UdeG Ocotlán.