EntornoPrácticamente, en cada manzana de la colonia Mezquitán Country, en Guadalajara, hay una parque público o jardín de 900 metros cuadrados.

Esta distinción llamó la atención de académicos de la Escuela de Arquitectura y Artes de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), coordinados por la profesora investigadora Beatriz Guerrero González.

Quienes participaron en la investigación El caso de la colonia Mezquitán Country como un ejemplo de urbanización de ciudad jardín en la tradición de la modernidad.

Esto, con la intención de crear conciencia en la población sobre su relación con la naturaleza y las ciudades.

Entorno. Algunas de las características de esta colonia tapatía llamaron la atención de investigadores de la Universidad Autónoma de Guadalajara. Fotografía: Iván Serrano Jauregui

Así como desarrollar el concepto de jardines urbanos en Guadalajara y beneficiar a la sociedad y el medio ambiente.

“Podemos afirmar que Mezquitán Country reúne ciertas características, no siempre sencillas de ver, pues no las encontraremos en los libros de historia de la arquitectura, que la hacen merecedora del calificativo de patrimonial”, afirmó la doctora Guerrero González.

“Al analizar el diseño urbano, con especial atención a los parques que ocupan los extremos de las manzanas”.

“Aprenderemos a apreciar lo que de valor hay en los lugares de reunión, en los encuentros casuales”.

Reconocimiento. Colonias como Mezquitán Country son reconocidas por sus peculiares características urbanas, lo que la hacen merecedora del calificativo de patrimonial, según investigadores. Fotografía: Iván Serrano Jauregui

“En las zonas de sombra donde la gente se sienta a hablar, en los cafés y puestos ambulantes, en las esquinas”.

“En los lugares donde juegan los niños, en los recorridos habituales, todo ello como valores patrimoniales y lugares de la memoria”.

Un ejemplo de patrimonio

El proyecto trata a su vez de proteger el patrimonio urbano de Guadalajara y también el sentimiento de pertenencia.

Para no perder la identidad y el orgullo de vivir en esta ciudad. Además, busca dar a conocer los valores propios de la arquitectura y de la ciudad.

Verdor. Es casi un hecho que en la colonia Mezquitán Country de Guadalajara prácticamente hay una parque público o jardín de 900 metros cuadrados, lo que ha llamado la atención de investigadores. Fotografía: Iván Serrano Jauregui

“Creemos que el resultado urbano y arquitectónico que aquí vemos no se ha repetido en la ciudad, por lo que posee un alto valor pedagógico”.

“Es un ejemplo valioso de la relación entre la tipología edificatoria y la morfología urbana”.

“Así como de la relación entre la superficie ocupada y las áreas libres, con zonas ajardinadas en las cabeceras de manzana”.

“Finalmente, por la enorme cantidad de modelos de vivienda unifamiliar proyectados por la urbanizadora, casas de dimensión media, no más de tres dormitorios y equipamiento mínimo, siguiendo la tradición moderna”.

Patrimonio. El proyecto de investigación de la UAG trata a su vez de proteger el patrimonio urbano de Guadalajara y también el sentimiento de pertenencia. Fotografía: Iván Serrano Jauregui

Caso de estudio para la ciudad

Dicha colonia fue la última urbanizada en el barrio conocido como Mezquitán, al Noroeste del panteón municipal del mismo nombre.

Destaca porque fueron proyectados todos los diferentes modelos de vivienda posibles en un trazado urbano.

En donde buena parte de la zona ajardinada se repartió a lo largo de las dos calles principales de directriz norte-sur, colocándose en las cabeceras de las manzanas.

La investigación realiza un análisis urbano de la colonia y arquitectónico de los diferentes modelos de vivienda.

Investigadora. Beatriz Guerrero González, académica de la UAG, estudia la importancia de los jardines urbanos de la colonia Mezquitán Country de Guadalajara. Fotografía: Cortesía

Así como de sus transformaciones y los modos de habitar a todas las escalas.

También participan la investigadora María del Carmen Barranco Martín y los investigadores Carlos Alberto Crespo Sánchez y Manuel Martín Hernández.

La doctora Guerrero González es miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), nivel candidata.


Fotografías: Iván Serrano Jauregui/Cortesía

Autor

FuenteUniversidad Autónoma de Guadalajara
Artículo anteriorApuestan por Jalisco como referente en danza clásica
Artículo siguienteSonosfera, los sonidos del entorno como elemento cultural
Medio informativo enfocado en difundir el legado cultural y artístico de las regiones de Jalisco.