Fotografías: Iván Lara González


Es imponente la sensación de llegar a la sala de un hogar que no es el tuyo, sentirte bien recibido y admirar donde yace un Cristo que es velado durante Viernes Santo.

Sobre una cama de hojas de laurel y sabinos, rodeado de velas, cirios, naranjas agrias con clavos de olor y un par de palomas habanearas enjauladas, más de 50 imágenes de Jesús crucificado son arropadas por una devoción que data de hace más de tres siglos.

Es el Tendido de Cristos, la tradición por excelencia de San Martín de Hidalgo, municipio de la Región Lagunas de Jalisco.

Tras dos años en que la pandemia privó de una celebración como se acostumbraba, este 2022 la gente de las zonas aledañas y de otras parte del estado acudieron a realizar la tradicional procesión, que consiste en visitar cada una de las casas donde se tienden a los cristos.

[🕊 Conoce la historia y significado de la tradición en “Tendidos de Cristo, resistente patrimonio de San Martín de Hidalgo” ]

Alrededor de 65 familias sanmartinenses mantienen las puertas abiertas de sus hogares desde el Viernes Santo hasta el Domingo de Resurrección, para que visitantes conozcan las historias de sus cristos.

Y que se admiren por la experiencia audiovisual que es acompañada de aromas frescos y reconfortantes, que generan una atmósfera de paz y comodidad, pues la familias en todo momentos son amables, cuentan sus historias y hasta regalan café con canela, aguas frescas y pan dulce.

Dichas imágenes guardan historias de fervor y milagros, algunas incluso que datan de hasta 400 años atrás y que se han documentado tras investigaciones en archivos de la Arquidiócesis de Guadalajara.

Pronto dichas historias formarán parte de la serie sonora Jalisco. Voces de Leyenda.

Uno de los relatos es el del Señor del Mezquite, que data del siglo XVII y cuyo origen es el de dos hombre que vieron sangrar a un árbol de mezquite y de esa madera crearon la escultura.

Desde entonces ha dotado de milagros a cientos de personas que cada año van a visitarle.

Es imposible perderte en el recorrido por los barrios de San Martín de Hidalgo, ya sea porque la oficina de Cultura del municipio regala croquis de las casas con cristos o porque los guías siempre ayudan a orientar.

La cabecera municipal se convierte en un peregrinar de familias que caminan de una casa a otra, reconociendo cada uno de los símbolos del Tendido de Cristos. El reto es conocerlos todos y vivir la experiencia de una tradición centenaria.

Autor

Artículo anteriorPostales de Guadalajara y Jalisco con el toque Playmobil
Artículo siguienteArte wixárika, una marca difusora de una cultura ancestral
Reportero de Ciudad Olinka. Ha colaborado en Gaceta UdeG, Kä Volta, Revista Colibrí, El Diario NTR Guadalajara, Radio UNAM y Radio UdeG Ocotlán.