EntornoLa manifestación de Tololos y Coloradas, celebración y veneración de San Sebastián Peregrino, y el Conjunto Hospitalario del Antiguo Hospital Civil de Guadalajara “Fray Antonio Alcalde”, fueron declarados como Patrimonio Cultural Inmaterial del Estado y Patrimonio Cultural de Jalisco respectivamente.

La Secretaría de Cultura Jalisco informó que ambas declaratorias fueron publicadas el sábado 19 de marzo de 2022 en el Diario Oficial “El Estado de Jalisco”.

El Hospital Civil “Fray Antonio Alcalde” se localiza en el Centro Histórico de Guadalajara. Se trata de un complejo de valor cultural material, puntualizó la Secretaría de Cultura Jalisco.

Esta es la primera declaratoria de patrimonio edificado que obtiene el Hospital Civil “Fray Antonio Alcalde”, y tiene por objetivo otorgar un reconocimiento adicional a este conjunto de edificaciones.

Además de fortalecer su protección legal al estar inscrito en el Inventario Estatal de Patrimonio Cultural del Estado de Jalisco.

Este complejo de edificaciones no sólo incluye al hospital, sino también al Panteón de Belén, el templo de “Nuestra Señora de Belén” o San Miguel de Belén.

Así como a la Antigua Escuela de Medicina de la Universidad de Guadalajara, el Museo de la Historia de la Medicina y lo que antes se conocía como el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses.

Histórico. Esta es primera declaratoria de patrimonio edificado que obtiene el Hospital Civil, y tiene por objetivo otorgar un reconocimiento adicional a este conjunto de edificaciones. Fotografía: Prensa UdeG

Una fiesta en el Sur

Por otra parte, la festividad de Tololos y Coloradas también se incluyó en esta declaratoria que involucra al municipio de Gómez Farías, al Sur de Jalisco.

Con esta declaratoria se busca implementar un mecanismo particularmente adecuado para asegurar la salvaguarda y permanencia de esta manifestación cultural, acentuó la Secretaría de Cultura del Estado.

Esta festividad muestra una fusión de la identidad étnica con la española e involucra distintos elementos en torno a San Sebastián Peregrino.

Entre estos elementos destacan el nombre de Moros y Cristianos, y el uso de carrito-altar, el sahumerio, el farol, vestimentas de hombres y mujeres, las velas y veladoras.

Además de coloquios o diálogos que se dan entre personas, los enrosos o rosarios, la música de la chirimía, las visitas del santo a distintas comunidades, entre otras manifestaciones más.

Se espera que con esta declaración se genere una guía de manejo para la salvaguarda de esos elementos culturales.

Identidades. Con esta declaratoria se busca implementar un mecanismo particularmente adecuado para asegurar la salvaguarda y permanencia de esta manifestación cultural. Fotografía: Secretaría de Cultura Jalisco

Fotografías: cortesía Secretaría de Cultura Jalisco, Prensa UdeG

Autor

Artículo anterior“Mujeres de Arcilla en Tonalá”, la resiliencia en la Villa Alfarera
Artículo siguienteCaliente… ¿miente? La historia de un mezcal que no puede ser mezcal
Medio informativo enfocado en difundir el legado cultural y artístico de las regiones de Jalisco.