CinemaDetrás de la imagen de una mujer artesana hay historias que no siempre son reconocidas. La experiencia de 10 creadoras se recopilan en el documental Mujeres de Arcilla en Tonalá.

A partir de un trabajo de investigación, que se realiza desde hace varios años, la gestora y promotora cultural Sarai Tapia Tello se encargó de reunir las historias de las herederas de saberes culturales.

Esta es una producción del proyecto Mujeres Artesanas, que difunde la labor de creadoras en Jalisco y México.

Dicha obra se financió con apoyo del Programa de Acciones Culturales Multilingües y Comunitarias (PACMyC), de las secretarías de Cultura de Jalisco y del gobierno de México.

[ 🏺 Quizá te pueda interesar: “Mujeres de arcilla” visibiliza a las artesanas de Tlaquepaque ]

“Este proyecto busca mostrar su trabajo artístico y artesanal para preservar el linaje de familias”, indicó Sarai Tapia Tello, también responsable de Gestión Cultural de Fundación Causa Azul.

El documental fue dirigido por ella; en la realización y fotografía participó Fernando López, y en la edición Daniel Santana.

Resguardan la tradición alfarera de Tonalá

Las técnicas del barrio y la cerámica son diversas en Tonalá, municipio de la Región Centro de Jalisco que se le conoce como la “Villa Alfarera”.

En el documental Mujeres de Arcilla en Tonalá se da cuenta de varias, como el barro bruñido o el barro engretado.

Pero pese a ser maestras en la creación alfarera, para llegar ahí afrontaron desigualdades en comparación de los hombres artesanos.

“Nos enseñaban que artesanía era un espacio recreativo. Si queríamos trabajar primero teníamos que saber tortear, ir al mandado, traer la masa y ya en la tarde hacer las artesanías”.

Sarai Tapia, en la producción de
Producción. Sarai Tapia, en la creación de “Mujeres de Arcilla en Tonalá”. Fotografía: Cortesía

“Siempre para las mujeres era más presión y se nos exigía más trabajo que los hombres”, cuenta en el documental Cristina Pila Frías, artesana de tercera generación.

Testimonios como este demuestran la invisibilización sistemática de estas creadoras, que por muchos años se les arrebató el reconocimiento a su labor, que se suma a la exigencias que se les ha conferido en el hogar.

¿Cómo salí? No lo sé, porque es muy difícil. Entre lavar ropa, trabajar y cuidar hijos“, externó María del Refugio Medrano Lemus.

Artesanos
Obras. Los puerquitos de barro son creaciones de la artesana María Elena Melchor Jimón. Fotografía: Cortesía

“Es difícil cuando llegan los hijos, porque una se porta en cinco o seis. Yo sé pintar, sé bruñir, tengo de familia de artesanos“, María Elena López Suárez.

En esta producción audiovisual, también se muestran los testimonios de vida de María Candelaria Medrano Hernández, Teresa Durán Sandoval, Idhira Dalia Jimón López, Rosario Jimón Barba, María Elena Melchor Jimón.

De igual forma, de María Genoveva Pajarito Fajardo y María Luisa Fajardo Durán.

Autor

Artículo anterior“Orozco Metafísico”, experiencia inmersiva de un arte confrontativo
Artículo siguienteHospital “Fray Antonio Alcalde”, Patrimonio Cultural de Jalisco
Reportero de Ciudad Olinka. Ha colaborado en Gaceta UdeG, Kä Volta, Revista Colibrí, El Diario NTR Guadalajara, Radio UNAM y Radio UdeG Ocotlán.