En la oscuridad, vi mi luz

En tu insulto, mi valor

En tu desprestigio, mi valentía.

 

Se dibujaban alas fluorescentes

Que traspasaban tu voz elevada

La penumbra que me acuñabas

Que en realidad era tu hogar

Donde el reflejo de mis ojos

Decidió no vivir

 

¿Cuántas noches y días lloraste?

¿Cuántas veces te perdiste?

Contemos las veces que corriste

Y las que regresaste

A paso ligero

Con pies descalzos

Hastiados de tanto caminar

Para regresar

Lo reconoces

Al mismo lugar

De falsas promesas

Y mismos insultos

Y más peticiones.

 

Re aprender

Fruto del feminismo

Cuestionar –te

Cuestionarme – me

Cuestionar-le

Dar una respuesta

Y cambiarla

Si se me paga la gana

Cada que reflexione y entienda algo más.

 

Libertad

Término que no conocemos de historia

Libertad

Como si fuese anhelo de ave

Libertad

Presas en lo que nos enseñaron

Y creímos

Y no soltamos

Y atormenta.

 

Por fin

Eres libre.

Eres libre

Eres fuerte

Eres tú

Con defectos y virtudes

Pero tuyas.

 

Eres libre

Sí, sí eres


Fotografía: Cristina Arana

Autor

Artículo anteriorAcróstico
Artículo siguientePaz Court, un canto de refugio y sororidad en Guadalajara
Reportera de Ciudad Olinka. Ha trabajado en medios como Radio UdeG Ocotlán, Radio Centinela y Zona Tres Noticias