EntornoGuadalajara carece de un comité, integrado por todos los actores sociales, que gestione la selección de programas de arte público, así como las piezas que serán instaladas en parques o camellones.

Así lo consideró la académica del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD) de la UdeG, Isabel López Pérez, quien recientemente publicó el libro El arte y la ciudad. Posibilidades del arte en el espacio público.

La estudiosa agregó que las manifestaciones artísticas pueden estar ligadas a la controversia, ya que se ubican en el espacio público, son obtenidas con recursos públicos, y siempre requieren de información y socialización.

“A muchas adquisiciones les falta integrar a todos los elementos importantes de la ciudad, pues hay muchas piezas que no son tan afortunadas, que no deberían estar en los sitios donde están colocadas”.

Advirtió que también se requieren mecanismos para consultar a la población sobre las piezas o si están de acuerdo.

Además, de que la sociedad cuente con datos al respecto y participe en la toma de decisiones.

Inspiración. La investigadora considera que existen obras en la ciudad que se encuentran en buenas condiciones, pero es necesario que haya especialistas que analicen el alcance de nuevas manifestaciones plásticas. Fotografía: Isabel López Pérez

Un análisis al entorno

El proyecto de investigación fue realizado durante tres años como parte del doctorado en Ciudad, Territorio y Sustentabilidad, y concluido en 2019. El libro constituye un resumen del estudio, y consta de tres capítulos: El espacio público, El arte, y La apropiación.

“Analicé en la teoría y la práctica para qué podía servir el arte en la ciudad, y eso se establece en un capítulo”.

“Nos puede servir como un elemento para identificar, pero también para embellecer, representar un momento histórico o nos permite leer ciertas áreas y desplazarnos de manera más fácil”.

En su estudio, López Pérez examinó el corredor cultural Chapultepec, donde existen diversas manifestaciones.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Bárbara García (@nenubonilla)

Detectó procesos de apropiación, principalmente por grupos jóvenes con el arte callejero: grafitis y pegatinas, manifestaciones con las que también delimitan su territorio.

Otro hallazgo del estudio muestra que es bueno el estado que guardan las obras, aunque a algunas les han robado piezas de metal.

También se detectó que la glorieta de los Niños Héroes (o de las y los Desaparecidos) y el obelisco (avenidas México y Chapultepec) son referencia de ubicación, y que ha habido festivales exitosos como el CowParade o las catrinas, agregó.


Fuente: CUAAD / UdeG
Información:
Eduardo Carrillo
Fotografías:
 Isabel López Pérez

Autor

Artículo anterior“Cuerpas atemporales”, reflexiones sobre cómo habitar la Tierra
Artículo siguienteCiudadanos impulsan la creación de Casa Museo Puerto Vallarta
Medio informativo enfocado en difundir el legado cultural y artístico de las regiones de Jalisco.