Los compositores de Jalisco destacan a nivel internacional


El arte de escribir y ser compositores de canciones es un talento que se va trabajando y mejorando con el tiempo, se podría decir que es un don que se va descubriendo y explotando. En Jalisco nos distinguimos a escala global.

La gran Consuelito de Zapotlán el Grande

La entidad se distingue por tener a compositores y compositoras destacadas, siendo quizá la más icónica y trascendente Consuelo Velázquez.

La también pianista nació el 21 de agosto de 1916 en Ciudad Guzmán y compuso una de las canciones más famosas a nivel internacional Bésame mucho.

Fue también pionera en el desarrollo de la propiedad intelectual y el derecho de autor, de acuerdo con la Sociedad de Autores y Compositores de México.

En 1981 fue nombrada Hija Predilecta de Ciudad Guzmán, y en 1990 le fue otorgado el Premio Jalisco en el área de música.

‘Consuelito’ Velázquez falleció el 22 de enero de 2005. Será recordada también por canciones como Amar y vivir, Verdad amarga, Cachito, Que seas feliz, entre otros éxitos.

[ 🎹 Quizá te interese leer: Consuelito, de Jalisco para el mundo ]

Gonzalo Curiel, hacedor de canciones

Si nos situamos en la Región Centro de Jalisco, Guadalajara vio nacer al compositor, guitarrista y violinista, Gonzalo Curiel, quien gracias a la radio pudo dar a conocer su talento artístico.

Al frente de su propia orquesta, interpretó temas como Morena linda, Noche de Luna, Vereda tropical, entre otras.

Reconocido, además por ser el cofundador de la Sociedad de Autores y Compositores de Música.

Fue uno de los compositores de música romántica mexicana más reconocidos, con alrededor de 150 canciones de su autoría.

Pero también por su talento para darle el toque musical a más de 140 películas, de las cuales algunas eran de Estados Unidos y Francia.

Manuel Enríquez, multifacético ocotlense

Cerca de 150 partituras con géneros desde sinfónico hasta música electroacústica, además de composiciones para cine, teatro y ballet, es parte del legado del ocotlense Manuel Enríquez.

Es reconocido por ser promotor de la música contemporánea a través de la dirección del Foro Internacional de Música Nueva.

Enríquez estudió violín en la academia Áurea Corona en Guadalajara. Posteriormente nombrado concertino de la Orquesta Sinfónica de la perla tapatía.

Además viajó al extranjero para realizar sus presentaciones por lugares como Varsovia, París y Estocolmo.

A decir de algunos expertos de la historia musical, Enríquez marcó el inicio de una nueva etapa de la música mexicana en donde el nacionalismo quedaría en segundo término.

Blas Galindo, orgullo originario

Jalisco es musicalmente conocida por ser la tierra del mariachi, y el compositor Blas Galindo, originario de San Gabriel, se basó en este género para componer su obra.

Destacan, de 1940, sones como El Zopilote, La Negra y Los Cuatro Reales.

Previo a esto, en 1934, formó el Grupo de los Cuatro, reuniendo talentos como José Pablo Moncayo, Daniel Ayala y Salvador Contreras, que los destacó por introducir sonidos indígenas de México.

Orgulloso de sus raíces wixaritari, compuso la Suite para violín y piano donde mezcló sonidos folclóricas.

Rasgos que también se pueden apreciar en Ticoco-tico, una obra de 1971 en donde instrumentos indígenas de percusión deleitan al oído.

En 1973, este digno representante de los compositores de Jalisco realizó el Concierto para guitarra eléctrica y orquesta, en donde fusiona la música clásica y el rock sinfónico.

José Pablo Moncayo, maestro de la música

Otro de los grandes compositores de Jalisco es José Pablo Moncayo. Nació el 29 de junio de 1912, en Guadalajara. Su obra más conocida es el popurri Huapango de Moncayo, formado por tres sones veracruzanos: Siqui sirí y Balajú y el Gavilancito.

En 1944 escribió la Sinfonía No.1, con la que ganó un concurso convocado por la Orquesta Sinfónica de México. Con la sinfonía Tierra de Temporal obtuvo el Premio Chopin en 1949.

Moncayo fue director de la Orquesta Sinfónica de México y de la Orquesta Sinfónica del Conservatorio.

También fue maestro en el Conservatorio Nacional de Música, en la Escuela Superior Nocturna de Música, así como de Escuelas de Iniciación Artística.

El compositor tapatío murió en la Ciudad de México, donde vivía desde que era un niño, el 16 de Junio de 1958.


Fotografías: Cultura Jalisco

Autor

Artículo anteriorKendall Jenner construirá una biblioteca en Zapotitlán de Vadillo
Artículo siguienteConoce las muñequitas de maíz en San Cristóbal Zapotitlán
Reportera de Ciudad Olinka. Ha trabajado en medios como Radio UdeG Ocotlán, Radio Centinela y Zona Tres Noticias