San Sebastián Peregrino, venerados como parte de la tradición de los Tololos y las Coloradas, del Gómez Farías


Dos esculturas de San Sebastián Peregrino que datan del siglo XIX fueron intervenidas por personal de la Escuela de Conservación y Restauración de Occidente (ECRO).

Se trata de imágenes religiosas protagonistas de la tradición de los Tololos y las Coloradas, que se realiza cada enero en la cabecera municipal de Gómez Farías.

Tras dicha restauración se le devolvió a una una comitiva de portadores y portadoras de esta fiesta de la Región Sur de Jalisco.

La Secretaria de Cultura de Jalisco (SC), Lourdes González Pérez, y autoridades de la ECRO recibieron a la comitiva.

Y entregaron estas imágenes que tuvieron algunos meses en posesión de la institución.

San Sebastián Peregrino, venerados como parte de la tradición de los Tololos y las Coloradas, del Gómez Farías

El pasado 12 de diciembre, autoridades de la Secretaría de Cultura de Jalisco (SCJ) refrendaron el compromiso de valorar más a las imágenes y esculturas para su conservación.

Estas acciones son parte de la creación del expediente para la declaratoria de los Tololos y las Coloradas como patrimonio inmaterial estatal.

[ 🎊 Quizás te pueda interesar: Tololos y Coloradas de Gómez Farías buscan declaratoria ]

En meses pasados, durante el Seminario-Taller de Restauración de Escultura Policromada, la ECRO recibió un conjunto de esculturas del siglo XIX.

Con ello se inició la vinculación entre el municipio de Gómez Farías y esta institución educativa.

La manifestación de los Tololos y las Coloradas es una representación del sincretismo de Gómez Farías, donde veneran a San Sebastián Peregrino con música, danzas, comida y bebidas de origen ancestral.

San Sebastián Peregrino, venerados como parte de la tradición de los Tololos y las Coloradas, del Gómez Farías

La celebración tiene lugar en enero y consiste en el peregrinar de una pequeña escultura, imagen de San Sebastián Peregrino, durante varios días.

El santo se acompaña todo el tiempo durante su recorrido por los cargueros, capitanes moros y cristianos, los tololos y las coloradas (hombres y mujeres danzantes) y su guardia.

Existe una solicitud de esta declaratoria de 2015; sin embargo, quedó inconclusa dicha gestión.

En este 2021 se retomó con base en un estudio de 2019 y 2020 sobre esta manifestación, su comunidad y sus rituales.


Fuente y fotografías: Secretaría de Cultura de Jalisco

FuenteSecretaría de Cultura de Jalisco
Artículo anterior“Huellas humanas”, Poderosas con Pinceles en resistencia
Artículo siguiente“La Bahía de mi vida”, en honor a la fundación de Puerto Vallarta
Ciudad Olinka
Medio informativo enfocado en difundir el legado cultural y artístico de las regiones de Jalisco.