Rostros humanos combinados con arañas, serpientes, alacranes, jaguares y deidades ancestrales… son máscaras de barro, tradicionales en San Martín de las Flores.

Con el objetivo de visibilizar las artesanías que se realizan en esta comunidad de San Pedro Tlaquepaque, el artista David Fierros montó la exposición Una Cultura Viva.

“Es un pueblo cultural, con mucha tradición, y lo que yo quise dar a conocer son las artesanías que realizamos”.

Son 30 máscaras hechas de barro, 25 de ‘Moreno’, que son las que llevan rasgos de animales y se utilizan en los bailes durante las fiestas de San Martín Caballero, en noviembre.

Las cinco restantes son de ‘Viejitos’ con su barba blanca, que suelen utilizarse en este pueblo para celebrar el carnaval, al inicio de la cuaresma.

Folclor. Las tradiciones, costumbres y ritos se buscan dar a conocer a través de la exposición de estas máscaras representativas de esta población de Tlaquepaque. Fotografía: cortesía Carlos Ibarra.

Cultura a través de las manos

En ambos casos son hechas a mano, desde el amasado del barro, el moldeado de la máscara y el añadido de detalles.

Se dejan secar de uno a dos días en sombra y luego otro día en sol.  Los últimos pasos son la quemada de la máscara en horno de ladrillo, y la decoración.

Las tradicionales de ‘Moreno’ son en color negro con detalles opacos de verde, blanco y rojo.

“Estamos tratando de meterles más color. Las que estamos tratando de innovar les estamos poniendo figuras de animalitos”.

Exposición. La muestra “Una Cultura Viva” se exhibirá durante noviembre y diciembre en el café El Santuario de la Bicicleta, ubicado en González Ortega #466, en Guadalajara. Fotografía: cortesía Carlos Ibarra.

Una cultura viva

Pero más allá de los diseños y colores, de las expresiones que puedan tener las máscaras, lo valioso en ellas son las historias y conocimiento popular que guardan.

“Se comenta que los iniciadores fueron mis bisabuelos. Estamos hablando de 1940 para acá, entonces esa tradición va de oído en oído, por el viento, transmitiendo la cultura, que no se pierda”.

Una Cultura Viva se exhibirá durante noviembre y diciembre en el Santuario de la Bicicleta (González Ortega #466, Guadalajara).


Fotografías: Cortesía Carlos Ibarra.

Artículo anterior“Instituto de la Neoprehistoria”, reapropiación del pasado en Guachimontones
Artículo siguiente“Desquebrajo”, danza para la introspección cósmica
Reportero de Ciudad Olinka. Ha trabajado para Mural Grupo Reforma, Más por Más Guadalajara, La Jornada Jalisco y Radio UdeG Ocotlán.