Instalaciones escultóricas en diversos materiales como textiles, obsidiana, cantera y piedra volcánica, así como trabajos en formatos bidimensionales de collage fotográfico, forman parte de El Instituto de la Neoprehistoria: Capítulo II.

Es la exposición de arte contemporáneo de Ernesto Solana, que se expone en el Centro Interpretativo Guachimontones Phil Weigand.

Ésta plantea una entidad ficticia que surge de la investigación sobre la prehistoria mexicana.

Donde se exponen piezas sobre seres antropomorfos e intersexuales, artefactos prehispánicos y archivos históricos en los que se reutilizó la geología de la zona arqueológica, explotada desde tiempos prehistóricos por sus yacimientos de obsidiana y otras piedras volcánicas.

El artista mencionó que a partir de piezas arqueológicas que están en distintas partes del mundo, que fueron saqueadas, comercializadas se me hace interesante traer artefactos que de origen son jaliscienses de regreso a su tierra originaria a través de estas piezas”.

La secretaria de Cultura de Jalisco (SCJ), Lourdes González, agregó que esta exposición es resultado de una colaboración estatal, nacional e internacional con el Museo de Historia Natural de Nueva York, que posee una cantidad importante de piezas de la Hacienda de la Estanzuela.

También con el INAH Jalisco, la Secretaría de Innovación, Ciencia y Tecnología de Jalisco, el Bristol Museum and Art Gallery del Reino Unido.

Así como la Biblioteca Pública del Estado, que prestó los archivos personales de Phil Wiegand, y El Colegio de Michoacán, que contribuyó con la gestión del laboratorio y de la investigación de 11 piezas arqueológicas.

Es un ejercicio de reapropiación y reinterpretación de una historia común y lejana en el tiempo, que hoy se vuelve actual y que fortalece la difusión del patrimonio histórico de nuestro estado”, expresó la secretaria.

En la exposición el artista presenta al público un argumento especulativo en torno a la idea de una prehistoria de México, utilizando la riqueza arqueológica de Jalisco.

“Con esto el artista replantea el pasado con miras a concebir un futuro distinto, donde humanos y no humanos encontremos maneras de re-existir”, se detalla en un comunicado de la SCJ.

Más sobre Ernesto Solana

El artista nación en Guadalajara, en 1985. Vive y trabaja en la Ciudad de México.

A través de medios como la fotografía, escultura e instalación, su práctica artística estudia nociones alrededor de la biología en el marco del antropoceno y la historia de la representación científica.

Así como las relaciones entre lo supuestamente natural o artificial, particularmente en ambientes periféricos o suburbanos.

Solana explora las nuevas formas de interacción entre humanidad y naturaleza, al mismo tiempo que expande esta conversación hacia una perspectiva multiespecie, experimentando el paisaje como una extensión de sí mismo.

En su búsqueda por identificar puntos de contacto con otras especies, su investigación presta particular atención al fenómeno de la extinción, colecciones científicas/personales y las alteraciones del ser humano en el planeta.

Artículo anterior“Presencias”, homenaje a la incansable búsqueda por quienes no están
Artículo siguienteTradición y cultura con las máscaras de San Martín de las Flores
Medio informativo enfocado en difundir el legado cultural y artístico de las regiones de Jalisco.