Salvador Lutteroth González, el ‘Padre’ de la lucha libre en México nació en Jalisco, en el municipio de Colotlán.

Aunque desde pequeño emigró a la capital del país y desde ahí creó sus empresas deportivas, tenía un vínculo con la tierra que lo vio nacer.

El periodista Francisco Vázquez Mendoza, estudioso de la biografía de este empresario, comparte que su mayor legado fue la lucha libre, pero nunca se olvidó de Colotlán.

Sin embargo, considera que Lutteroth González es poco conocido entre los jaliscienses, o que no ha recibido el reconocimiento que merece.

Primera caída: Colotlán

Salvador Lutteroth González nació el 21 de marzo de 1897 en Colotlán, pero se mudó con su familia a la Ciudad de México durante su infancia. En esa etapa, murió su madre.

El municipio del Norte de Jalisco fue un vínculo con ella y su familia, infiere Vázquez Mendoza.

“Él tenía dos años cuando murió su madre, yo sospecho que esa parte fue la que lo mantuvo, como el cordón umbilical, hacia Colotlán”.

Cuando ya era un “hombre muy rico” siguió visitando su pueblo, donde en 1963 construyó una escuela primaria que lleva el nombre de su madre: ‘Marcela González de Lutteroth’.

Pero sus actos filantrópicos no quedaron ahí, ya que planteó la construcción de un asilo de ancianos que inauguró su familia en 1991, cuatro años después de su fallecimiento.

“También a todos los colotlenses (y del Norte de Jalisco) que llegaban a México o a Guadalajara, les daba empleo en las Arenas (de lucha libre), en sus negocios”.

Identidad. Lutteroth creó la figura de los luchadores enmascarados, y los bandos “rudos y técnicos”, presentes hoy en día, según documenta el periodista Francisco Vázquez. Fotografía: Gobierno de Jalisco.

Segunda caída: Su máximo legado

La historia dice que en 1929 Lutteroth González vio por primera vez una función de lucha libre en El Paso, Texas, y tuvo la visión de replicar el deporte en México.

En 1933 fundó la Empresa Mexicana de Lucha Libre, hoy conocida como el Consejo Mundial de Lucha Libre.

La compañía considera a este deporte como “parte fundamental de la identidad nacional y un referente de la cultura mexicana a nivel mundial”.

En eso coincide Vázquez Mendoza, quien menciona que Lutteroth fue un empresario visionario porque creó el “enigma” de los luchadores enmascarados, y los bandos “rudos y técnicos”.

“Logra que la gente se involucre, no que sea un espectador más, que participe en la teatralización de la lucha”.

Añade que antes de que el futbol acaparara la atención de las multitudes, fue la lucha libre el “deporte-espectáculo” más popular en el país.

En julio de 2018, la lucha libre fue declarada Patrimonio Cultural Intangible de la Ciudad de México.

Tercera caída: Reconocimiento

A iniciativa de Francisco Vázquez Mendoza, el artista plástico Luis Pinero, y el académico del Centro Universitario del Norte, Jesús Gándara, el boulevard Reforma de Colotlán cambió de nombre en septiembre.

Ahora lleva el nombre del ‘Padre’ de la lucha libre, de quien se colocó un busto en su honor en el camellón de esta vialidad.

“Creo que la gente ya lo ha ido olvidando y sí es importante, porque ahora la lucha libre es parte muy importante del mexicano, es parte de la identidad”.

Vázquez Mendoza sostiene que, además de este legado, no se debe olvidar lo que hizo por Colotlán y los colotlenses.

Tendría que ser, dice, uno de los jaliscienses sobresalientes.

Reconocimiento. El 21 de septiembre, Día Nacional de la Lucha Libre y del Luchador Profesional en México, fue develado el busto en honor a Lutteroth. Fotografía: Ayuntamiento de Colotlán.

“Creo que como jalisciense también es un personaje muy importante, y creo que la gente en Jalisco no lo conoce y no lo tiene muy presente”.

Por ello, está convencido que la develación del busto y el cambio de nombre de una avenida es apenas el inicio de una serie de reconocimientos que Lutteroth merece.

No descarta, por ejemplo, impulsar la pinta de murales alusivos a la lucha libre en Colotlán, e incluso crear un museo en su honor.


Fotografías: Gobierno de Jalisco y Ayuntamiento de Colotlán.

Artículo anteriorVen insuficiente presupuesto cultural para 2022 en Jalisco
Artículo siguiente“Presencias”, homenaje a la incansable búsqueda por quienes no están
Reportero de Ciudad Olinka. Ha trabajado para Mural Grupo Reforma, Más por Más Guadalajara, La Jornada Jalisco y Radio UdeG Ocotlán.