Ireri Topete


La naturaleza es tan inmensa, que ante ella el ser humano es minúsculo y vulnerable; esto, pese a que se insista en destruirla o transformarla en el nombre del progreso.

La vallartense Ireri Topete es sensible a eso y por eso parte de ella para inspirarse y crear obra plástica, que remite a catástrofes, alertas y cambios en el territorio.

Desde hace años ella ha creado libros de artista o de concertina, como parte de su proyecto Termómetros. Registro visual de la naturaleza y sus cambios.

Dichas creaciones, apoyadas por el Sistema Nacional de Creadores, abstraen en texturas y colores las furias de los volcanes, las temperaturas extremas, los huracanes, aludes y demás fenómenos naturales.

Cada uno de los trabajos se caracteriza por literalmente desdoblar paisajes abstractos con paletas de colores que dan cuenta del entorno en cuestión.

"Semáforo volcánico. MMXIX. Popocatépetl", por Ireri Topete.
“Semáforo volcánico. MMXIX. Popocatépetl”, por Ireri Topete.

“Diario busco las notas del clima, para alimentar un sustento real. El proyecto deriva de 10 años de trabajo de obra gráfica y en la producción de libros de artista”, compartió.

Una obra que recuerda la tragedia en San Gabriel

El 2 de junio de 2019 está marcado como un domingo negro, pues el Río Salsipuedes no sólo se desbordó en la cabecera municipal de San Gabriel, Jalisco.

Sino que vino acompañado de un lodo negro con toneladas de madera quemada que cobró la vida de varias personas y dejó a una localidad destruida.

Salsipuedes. Junio MMXIX. San Gabriel, Jalisco 1
“Salsipuedes. Junio MMXIX. San Gabriel, Jalisco”, por Ireri Topete

Este suceso lo conmemora Ireri Topete en su obra Salsipuedes. Junio MMXIX. San Gabriel, Jalisco, que es uno de los libros de Termómetros.

Se trata de una pieza de grabado en relieve en lámina pvc, con transferencia litográfica y xilografía y láser sobre madera, sobre cuatro fragmentos de papel somerset de 38.5 x 58 cm.

Está cosido formando un gran acordeón. La medida del libro abierto es de 269.5 por 58 centímetros. Es extenso.

Salsipuedes. Junio MMXIX. San Gabriel, Jalisco 1. Ireri Topete

Salsipuedes. Junio MMXIX. San Gabriel, Jalisco 1. Ireri Topete

En cada plano la artista hace una referencia a la devastación: la gente caminando sobre los troncos a mitad de la calle, el margen del río desbordado, la vista aérea tras la tragedia.

[ 🪵 Te podría interesar: El daño que trajo deforestar el Sur de Jalisco ]

Los huracanes, protagonistas

Otro de los libros de Ireri Topete se llama Agua y Viento. Temporada de Huracanes, que tiene que ver con su experiencia como habitante de Puerto Vallarta, donde están a merced de estos fenómenos.

“Recuerdo que en 2008, durante el huracán Kenna, en la casa de mi abuela materna hubo muchos daños, entonces me impresioné mucho y quedé muy alerta”.

Agua y Viento. Temporada de Huracanes. Ireri Topete

Me mueve mucho vivir en la Costa de Jalisco, pues uno siempre está alerta, sobre todo durante la temporada de huracanes, y sobre todo desde el punto de vista creativo”.

Para esta creadora, el caos derivado de la naturaleza está latente, como lo fue el reciente desbordamiento del Río Cuale, que dejó cuantiosos daños a lo largo del Centro de Puerto Vallarta.

[ 🌊 Te puede interesar: Leyenda de Playa de los Muertos, memoria de catástrofes vallartenses ]

Ella recuerda haber pasado largas temporadas en el Centro Cultural de la Isla del Río Cuale, donde el entorno de la selva, el río, la montaña y el mar le estimulaban para pintar.

 

Otras obras también hablan de desastres registrados en 2019 y 2020, y en 2021 ella sigue creando varias piezas, como parte del proyecto Termómetro.

“En 2019 abordo la naturaleza y su cambio, desde los fenómenos que ocurrieron; uno de ellos está dedicado al vórtice polar en Chicago, que congeló el Lago Michigan, en Estados Unidos”.

Ireri Topete reconoce que desde su trinchera como creadora ella da un mensaje sobre el impacto del cambio climático en distintas latitudes, pero también sobre los peligros latentes e inevitables.

“Para mí es importante hablar en el momento que me toca vivir, que tiene que ver con el cambio de la naturaleza”.

“Este proyecto lo que tiene es trabajar el libro de artista y hay un sustento técnico entre la posibilidad del dibujo y estampación, donde también hay recursos de gráfica”.

Más sobre Ireri Topete

Nación en Puerto Vallarta, en 1969. Es egresada de la Licenciatura en Artes Visuales para la Expresión Plástica, por la Universidad de Guadalajara.

Ha participado en numerosos talleres de Pintura, Grabado e Instalación.

Ha realizado 26 exposiciones individuales, y más de 150 colectivas en México, Estados Unidos, Canadá, Países Bajos, Japón, España, Portugal, Serbia, Bulgaria, Australia, China,
Estonia y Pakistán.

Artículo anteriorPremian a Marisol Schulz por su labor editorial
Artículo siguiente‘Mostro’, la pesadilla de las desapariciones forzadas
Reportero de Ciudad Olinka. Ha colaborado en Gaceta UdeG, Kä Volta, Revista Colibrí, El Diario NTR Guadalajara, Radio UNAM y Radio UdeG Ocotlán.