CinemaEstrenada en el pasado Festival de Cine de Cannes, Lamb (2021) es una película cuya premisa inicial puede parecer un tanto descabellada, y en algunos momentos hasta absurda.

Pero gracias a la notable habilidad del debutante realizador Valdimar Jóhannsson es que dicha propuesta, tan poco convencional, logra funcionar.

El filme narra la historia de María (Noomi Rapace) e Ingvar (Hilmir Snaer Gudnason), una pareja de granjeros que viven de manera apacible y solitaria en el campo.

En medio de la nada, en el paisaje campestre islandés, ambos realizan sus labores de manera cotidiana y sin comunicarse demasiado el uno con el otro.

Conforme avanza la película, se va volviendo cada vez más claro que una tragedia reciente ocurrió dentro de su hogar.

Esta rutina cambia de modo repentino cuando, al momento de asistir el parto de una de sus ovejas, la pareja nota que uno de los corderos nace diferente a los demás.

Ambos deciden llevarlo a su casa para cuidarlo, y se terminan encariñando con él, casi como si se tratara de un bebé.

Al pasar de los días, los dos granjeros encontrarán en este extraño evento la oportunidad de recuperar la alegría que tanto les hace falta.

Suspenso. En este película narra su primicia de forma poco particular y aborda temas como las familias disfuncionales, la soledad y manera en la que se expresan la maternidad y la paternidad. Fotografía: Internet.

Horror folclórico y surrealismo

Dividida en varios capítulos, la película se desarrolla con un ritmo pausado, pero preciso, y con un lenguaje naturalista con muy pocos diálogos.

Además de retratar la vida idílica en el campo, el director construye, con gran inventiva y originalidad, una fábula que parte del horror folclórico y que también cuenta con tintes de surrealismo, además de un particular humor negro.

A su vez, el filme se encuentra en la misma vena de producciones recientes como The Witch (2016) o Midsommar (2019).

Las cuales, además de desarrollarse dentro de espacios rurales e introducir elementos del folclore dentro de su historia, se alejan de las típicas convenciones del género y apuestan por una atmósfera más inquietante y perturbadora.

Estreno tapatío. Este film de horror islandés narra las vivencias de una pareja de granjeros, y pronto se exhibirá en salas de todo el país. Fotografía: cortesía Festival Internacional de Cine de Guadalajara.

Estas decisiones creativas pueden generar frustración en quienes estén buscando una película de horror más tradicional; caso contrario para aquellos que sean capaces de sumergirse, con la mente abierta, en tan atípica propuesta.

La cinta elabora en diferentes temas como lo son las familias disfuncionales, la paternidad y la maternidad, la angustia generada por la soledad y el poder incontrolable de la naturaleza, entre otros.

En general, se trata de un relato que, con algunos tropiezos, logra funcionar gracias a su ingeniosa ambigüedad, su profundidad simbólica y su impredecible narración.

FICG 36

La película fue exhibida durante la edición 36 del Festival de Cine en Guadalajara (FICG) dentro de las Galas a Beneficio. Próximamente será estrenada en el resto del país por la distribuidora Cine CANIBAL.


Fotografías: Fotogramas de la película y Festival de Cine en Guadalajara.

Artículo anteriorPremio Maguey, diez años de reconocer el cine “queer” y sus historias
Artículo siguienteOswaldo Hernández Trujillo, entre la ciudad y la naturaleza
Colaborador de Ciudad Olinka. Especialista en temas cinematográficos. Ha trabajado para "La Jornada Zacatecas" y Radio UdeG Ocotlán.