Estudiantes de Artes Visuales para la Expresión Plástica, del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD), realizaron tres murales en la localidad de Santa Cruz de la Soledad, en el municipio de Chapala.

César Alfredo Rojas Rodríguez, representante del alumnado, compartió que dos de los murales están situados en la Escuela Primaria Leona Vicario y otro más en la entrada de la misma localidad; los tres abordan la historia del pueblo y su cultura.

El mural que está fuera de la escuela se titula Búcaros y nexos, y fue realizado por Gerardo Yael Sevilla Plascencia, Samanta Lucía Hernández López, Gerardo Adael Jiménez Trujillo y Estebana Alejandrina Nuño González.

En dicha obra se buscó hablar de la historia de Chapala y de sus pescadores, pero principalmente de los indígenas cocas, una comunidad que vivía en este municipio.

Chanequemeh es el mural situado dentro de la primaria y fue realizado por Bernek Becerra Muñoz.

Es

Los chanes, en este sentido, son los guardianes del Lago de Chapala. En cuanto a las figuras plasmadas, hacen una danza de fertilidad para llenar de abundancia a este lugar”, dijo.

“También aborda, de una manera muy sutil, la contaminación y las problemáticas que afectan el ecosistema lacustre. Pero, sobre todo, es una manera de enfatizar la belleza del Lagos de Chapala”.

“Digamos que la elaboración del mural se formó a partir de los mitos y leyendas que cuentan los habitantes alrededor del lago”, agregó Bernek.

El último de los murales se llama Teopisque, que en español significa “guía supremo”.

Éste se sitúa en la entrada de Santa Cruz de la Soledad, en el antiguo depósito de chapopote al borde de la carretera Chapala-Mezcala.

Lo pintaron Marco Antonio Vázquez Jiménez, Nicolás Eduardo Topete Figueroa, Jorge Luis Murillo Alba e Ingrid Stephania Baca Buendía.

Esta obra que tiene la particularidad de que se plasmó un hecho histórico para el poblado que ocurrió hace 21 años: el hallazgo de un gonfoterio.

Alfredo Rojas narró la historia se las contó y con ella surgieron las ideas para la realización del mural:

“El señor Juan Santos fue al lago a pasar un día de campo. Al caminar, vio una rama y comenzó a escarbar hasta que encontró los colmillos del gonfoterio“.

Él, junto con su familia, encontró el cuerpo completo del animal. Después de una semana fueron a dar a las autoridades información para que se hicieran cargo”.

Estos trabajos son parte del Proyecto de Colores Universitarios, que inició hace siete años, para que estudiantes contaran con lugares que les permitan la práctica profesional y el desarrollo de un servicio social para artistas.


Fuente: Universidad de Guadalajara
Información: César Curiel
Fotografías: Cortesía CUAAD

FuenteUniversidad de Guadalajara
Artículo anteriorVirgen de la Defensa, patrona de los pueblos serranos de Jalisco
Artículo siguienteNopaleras de Ojuelos, gran paisaje biocultural alteño
Medio informativo enfocado en difundir el legado cultural y artístico de las regiones de Jalisco.