Cañada CUCSH Belenes


EntornoLa subcuenca del Arroyo Hondo, que corre en el Norte de Zapopan, es de las que más necesita espacios de infiltración frente a la urbanización que la ha azotado en las últimas décadas.

En el Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH) campus Belenes existe una cañada que forma parte de esa ruta hidrológica –que va hacia la Barranca de Huentitán–, que será rehabilitada con fines de investigación y la propia comunidad.

Se trata del Parque Laboratorio CUCSH Cañada Enrique Estrada Faudón, proyecto de rescate ambiental de cinco hectáreas, que representa 35 por ciento de la superficie del campus y que es impulsado por geógrafos del plantel.

“Para hacernos una idea, equivale a lo que mide el Parque Morelos de Guadalajara. Actualmente es un lugar degradado, desarticulado del campus”, detalló el Jefe del Departamento de Geografía y Ordenación Territorial, doctor Luis Felipe Cabrales Barajas.

“Es un espacio de oportunidad para enriquecer el contacto con la naturaleza e impulsar un desarrollo científico”, agregó.

Espacio verde necesario

La idea nació hace un par de meses, por parte del Rector del CUCSH, Juan Manuel Durán Juárez, para enriquecer las áreas verdes de la zona de Tabachines y Los Belenes.

Queremos crear microclimas que contribuyan a la regulación térmica mediante la infiltración. La masa forestal amortiguará los sonidos del tráfico de las avenidas adyacentes. Todo esto está pensado para que no haya construcciones; es decir, la materia vegetal será el fundamento”, sostuvo.

Cañada CUCSH Belenes

“Con esto se mejorará la calidad ambiental del Norte de la ciudad”, recalcó. Por lo pronto, existe un proyecto conceptual, pero ya se trabaja en el proyecto ejecutivo.

“En una primera etapa la intención es configurar el esqueleto del perímetro, que consistirá en trazar senderos y miradores que darán forma al futuro parque, y realizar una operación de rescate de la cañada”, describió Cabrales Barajas.

Añadió que para la limpieza del sitio, ya hay comunidades de estudiantes que se han ofrecido a colaborar mediante brigadas.

El académico detalló que se están gestionando recursos con la administración central de la Universidad de Guadalajara (UdeG) para instalar una planta de tratamiento de aguas, que llegan a esta cañada.

Mantendrán identidad vegetal

Entre los árboles que actualmente hay en la cañada figuran eucaliptos, jacarandas, casuarinas y galeanas; sin embargo, se plantarán más especies endémicas, pero también ejemplares como los del CUCSH La Normal, para recobrar la memoria vegetal de aquel campus.

“Como los árboles de yucca que se sembraron hace 50 años en La Normal y que siguen vivos y muy sanos; por ello, es interesante que hubiera una réplica de ésa y otras especies en el parque”, dijo el académico.

Recordó que la planta belenes es una que da nombre a esta zona de la ciudad, pero que lamentablemente no abunda, por lo que buscarán plantarla.


“El parque sería un espacio multifuncional; por un lado, será un lugar para prácticas de actividades lúdicas, pero también un regulador ambiental. Hemos planteado que aquí se hagan actividades con grupos pequeños en un ambiente apacible”, abundó.

Un parque para el estudio

El geógrafo expresó que lo que se busca es generar un modelo de participación donde la comunidad estudiantil se involucre y se apropie del parque.

“Ya se propuso el montaje de pequeños huertos, y fabricar composta”.

“Esto nos lleva a la segunda función –añadió Cabrales Barajas–, que es la de un laboratorio científico vivo, que sirva para interpretación científica con apoyo a la docencia y apoyo de las comunidades estudiantiles”.

En el pasado esta cañada fue un rancho, una granja piscícola y un vivero, “por lo que hay ingredientes tanto de la naturaleza y culturales que, al estar enclavado en el campus, se puede hacer interpretación científica del paisaje”, explicó.

De esto saldrán beneficiados estudiantes de materias como botánica, cartografía, climatología, interpretación del paisaje, etcétera, y de las licenciaturas de Antropología, y de Geografía.

“Es una noticia buena en el sentido de que será un campus con un espacio verde de grandes proporciones; son 50 mil metros cuadrados”, concluyó.

Artículo anterior“El vapor del olvido”, un amargo adiós en Tequila
Artículo siguienteCultivo de jitomate altera seguridad alimentaria en Zapotlán el Grande
Reportero de Ciudad Olinka. Ha colaborado en Gaceta UdeG, Kä Volta, Revista Colibrí, El Diario NTR Guadalajara, Radio UNAM y Radio UdeG Ocotlán.