La obra del artista wixárika Yucaye Kukame, José Benítez Sánchez (1938-2009), se conoce en todo el mundo por lo impecable de sus detalles.

A través de sus cuadros de estambre ha mostrado la cosmogonía de este pueblo originario de la Región Norte de Jalisco y los estados de Nayarit, Durango y Zacatecas.

En más de 40 exposiciones se han expuesto sus obras en distintos países; y en específico la de La creación del mundo se encuentran en el área de Servicios Académicos del Centro Universitario del Norte (CUNorte), en Colotlán, Jalisco.

Dicha obra la integran nueve cuadros de 1.22 metros.

El artista wixárika originario de San Pablito, Nayarit (1938), tuvo una notable influencia de su abuelo y su padrastro, quienes eran mara’akame.

José Benitez Sánchez
Relevante. José Benitez Sánchez, artista wixárika

Su nombre Yucaye Kukame, sinifica “Caminante Silencioso”.

Tiempo después, él mismo seguiría estos pasos, no sin antes migrar para trabajar como jornalero y más tarde en algunas oficinas de gobierno.

Su trabajo con los cuadros de estambre fue tomando mayor complejidad, convirtiéndose en “ventanas al universo wixárika en las que permanecen ocultos los conocimientos ancestrales”.

Para conocer a fondo su biografía, se puede consultar en https://www.wixarika.org/es/artists/jos%C3%A9-ben%C3%ADtez-s%C3%A1nchez

Su obra, reconocida en el mundo del arte

Sobre su obra, el académico Juan Negrín escribió en su sitio web Centro de Investigación Wixárika, que la obra de Benítez se caracteriza por sus figuras.

“Éstas son suficientemente abstractas para reconocerse como símbolos de una iconografía que se ilustra con variaciones causadas por la presencia de otras figuras”.

Detalla que cuando esas figuras se ponen junto a otras se modifican su estructura de acuerdo con formas interactivas y contrastadas.

“Su sentido del ritmo y del equilibrio refleja su habilidad para bailar y presentar la música de su pueblo”.

Juan Negrín explica que el estambre de lana más grueso y más delgado era una materia prima disponible “para lograr ricas texturas y disponer de una gran gama de colores”.

“Aprovechando el estambre acrílico delgado, algunos de sus nuevos cuadros son creativos y otros más decorativos“.

En la Gran Sala Nayar del Museo Nacional de Antropología e Historia de la Ciudad de México se encuentra El Nierika de Tatutsi Xuweri Timaiweme, cuadro de 244 por 122 centímetros.

Dicha obra de Benítez Sánchez es descrita por el estudioso Johannes Neurath como “una obra arte universal”.

Puede conocer más sobre la obra de Benítez en la publicación Acervo mexicano. Legado de Culturas  y el sitio de Patrimonio UdeG dedicado a esta colección.


Fuente: Universidad de Guadalajara
Información:
Ibis Vianey Guzmán Pinedo

Artículo anteriorLa leyenda del Chan del Agua, a escena
Artículo siguienteUn vistazo al nuevo Laboratorio de Arqueología Otto Schöndube
Medio informativo enfocado en difundir el legado cultural y artístico de las regiones de Jalisco.