Venimos a ver a nuestros amigos ganar


Un recorrido histórico por la discriminación que ha ejercido el ser humano es lo que se presenta en la obra de teatro Venimos a ver a nuestros amigos ganar, del dramaturgo David Jiménez.

Bajo la producción de la compañía 8m3 Ocho Metros Cúbicos, esta puesta en escena es lúdica, ácida y vertiginosa, y está basada en una investigación que data de 2012.

“Tristemente no ha cambiado, sigue habiendo xenofobia, racismo, discriminación por el color de la piel, por el grado de estudios, por el lugar de residencia”.

“Por ello no ha habido necesidad de hacer ajustes al texto, porque lamentablemente todo sigue muy latente y en eso está cimentado nuestro discurso”, asegura David Jiménez.

La historia se sustenta por una revisión sobre los movimientos civiles en Estados Unidos a manera de teatro documental.

Venimos a ver a nuestros amigos ganar tendrá una temporada corta de tres funciones, en el Teatro Alarife Martín Casillas, los días 16, 17 y 18 de julio, a las 18:00, 19:00 y 20:00 horas, respectivamente.

Venimos a ver a nuestros amigos ganar

Sinopsis:

El recorrido histórico de la obra comienza en 1955, cuando Rosa Parks, una mujer de color, es encarcelada por negarse a ceder el asiento a un pasajero blanco.

Tiempo después, durante los Juegos Olímpicos México 1968, Peter Norman, un corredor blanco es descalificado por apoyar el Proyecto Olímpico para los Derechos Humanos, una protesta en contra del racismo.

Ya en el plano de la ficción, la obra aborda cómo un par de científicos buscan descubrir el gen de la agresividad.

En el texto se abordan fechas, nombres y acontecimientos, comenta el dramaturgo.

“La idea es sumarle cosas divertidas, hay baile, música y la obra está llena de momentos exclusivos, porque queremos salir de la solemnidad”.

Venimos a ver a nuestros amigos ganar es contemporánea y se entrelaza con el humor ácido.

Teatro Alarife Martín Casillas
Teatro Alarife Martín Casillas. fotografía: Secretaría de Cultura de jalisco

Pero también con situaciones absurdas y con intervenciones musicales al ritmo del blues y folk para reflexionar sobre la discriminación, que nada tiene que ver con los genes.

“Le damos la vuelta al teatro regañón, del que tienes que salir sintiéndote mal por lo que
has venido haciendo los últimos 35 años de tu vida”.

“Con esta historia buscamos encontrar juntos una reflexión”, indicó el director.

“Uno de los personajes con el que arranca la obra es un personaje histórico, que se ve
envuelto en parte de la peripecia que cambia este mundo, cuando quizá él hubiera preferido que este mundo siguiera segregado, tal vez porque nos da mucho terror darnos
cuenta de las consecuencias de nuestros actos”.

Los boletos ya están a la venta en taquilla y por medio del sistema Ticketmaster https:// bit.ly/3e6Sz7h

Producción:

Texto y dirección: David Jiménez Sánchez
Elenco: Andrea Celeste Padilla Gutiérrez, Aldo González y Sebastián Almanza
Escenografía, iluminación, vestuario y coreografías: Raúl Castillo
Comunicación y prensa: Lagencia Deartes
Producción de Ocho Metros Cúbicos, AC

Artículo anteriorImpulsan acceso al arte entre personas con discapacidad
Artículo siguienteLa identidad de Poncitlán, plasmada en dos murales
Medio informativo enfocado en difundir el legado cultural y artístico de las regiones de Jalisco.