Abejas
Amenazadas. Uno de los factores que pone en riesgo a las abejas en Jalisco son los sembradíos de berries y aguacates

EntornoSin la polinización que hacen las abejas la humanidad tendría problemas para obtener muchos alimentos de origen agrícola.

Y el hecho de que cada vez en más tierras de las regiones de Jalisco proliferen plantíos de aguacate y berries hace que este insecto tenga un déficit nutrimental porque cada vez más hay cultivos monoflorales.

Esto comparte José Carlos Tapia Rivera, investigador del Centro de Investigación en Abejas (CIABE), del Centro Universitario del Sur (CUSur).

“Pueden tener una deficiencia en su inmunidad frente a enfermedades y llega a repercutir en la salud y sobrevivencia de las abejas”, explicó.

Dijo que las abejas se parecen al ser humano porque necesitan de 10 aminoácidos esenciales en su dieta, pero que “las abejas no pueden cubrir las necesidades protéicas  de un solo tipo de polen, es decir, de plantaciones monoflorales como berries y aguacates”.

Por otra parte, que haya más dióxido de carbono en el ambiente también impacta en este insecto alado, pues éste produce una mayor tasa de fotosíntesis de las plantas creando más néctar, alimento de las abejas.

Aguacate
Un problema. La abundancia de cultivos monoflorales, como el del aguacate, perjudica la dieta de las abejas, lo que les trae problemas nutricionales. Fotografía: Iván Serrano Jauregui

“Pero al aumentar el néctar se ha reducido la cantidad de proteína de ciertos pólenes; esto se puede observar en investigaciones internacionales”, recalcó.

Si las abejas no tienen una buena dieta, tendrán una menor calidad de vida.

¿Cómo ayudar a las abejas?

Tapia Rivera comparte que una manera de ayudar a las abejas es creando más huertos urbanos con árboles frutales.

“Se pueden plantar algunos pueden ser cocoteros, vástagos, algunos tipos de albahaca y otras flores de interés para las abejas”.

Sin abejas habría poco alimento

Tanto en las montañas como en valles hay una gran variedad de plantas que si no son polinizadas tenderían a desaparecer; por ende, las abejas contribuyen a mantener el equilibrio de las poblaciones silvestres.

Ernesto Guzmán Novoa, del Honey Bee Research Centre University of Guelph de Ontario, Canadá, y colaborador del CIABE, dijo que aproximadamente 30 por ciento de alimentos que la gente consume en sociedades occidentales se debe a la polinización de cultivos y plantas silvestres de las abejas nativas y no nativas.

Destacó que hay aproximadamente 20 mil especies de abejas en el planeta; muchas, nativas de México, y hay introducidas de Europa, como la abeja productora de miel.

Abejas. Fotografía: Iván Serrano Jauregui
Abeja. Fotografía: Iván Serrano Jauregui

Nevado de Colima, el hogar de las abejas

Francisca Contreras Escareño, investigadora del CIABE, resaltó que México cuenta con un inventario de 2 mil especies de abejas.

Según un estudio realizado en el Nevado de Colima, allí fueron detectadas 66 especies, dentro de 34 géneros.

Entre éstos destacaron especies sociales y añadió que hay abejas solitarias y abejas sociales; 95 por ciento son del segundo tipo.

Más amenazas

El director del CIABE, José María Tapia González, resaltó que las problemáticas que enfrentan las abejas son múltiples, como la afectación por pesticidas y pérdida de hábitat.

Pero también las amenaza un ácaro, que además de alimentarse de su tejido graso les transmiten múltiples enfermedades virales, a las cuales se atribuye, en parte, la desaparición de las colmenas.

Guzmán Novoa destacó que en los últimos diez o 12 años, sobre todo en los países del hemisferio Norte, se han perdido alrededor de 30 por ciento de las colonias de abejas melíferas, en promedio cada año.

Apicultura
Mal pagados. Las abejas permiten la polinización de . Fotografía: David Valdoninos

“Es normal perder alrededor de diez o 15 por ciento cada año, pero no 30 por ciento, y el problema es que ha ocurrido año tras año, en los últimos doce”, informó.

Agregó que las abejas están muriendo, en gran medida, por el uso indiscriminado de plaguicidadas sin control.

Las soluciones implican que el gobierno asuma su responsabilidad y lidere las conversaciones con estos grupos y establezca políticas que preserven la vida de las abejas.

Además de que permitan el cultivo racional y responsable de productos que requieren el uso de plaguicidas.


Fuente: Universidad de Guadalajara
Información:
Martha Eva Loera
Fotografía:
David Valdovinos

FuenteUniversidad de Guadalajara
Artículo anteriorManantlán, ejemplo en compensación de servicios ambientales
Artículo siguiente“Morfologías liberadas”, obras del alma de Estanislao Contreras
Medio informativo enfocado en difundir el legado cultural y artístico de las regiones de Jalisco.