Primero buscan proteger la identidad genética del “fruto de los dioses”, nombre que se la ha adjudicado a la pitaya; ahora la Secretaría de Turismo de Jalisco (Secturjal) impulsa preservar la gastronomía del estado.

Esta instancia recientemente entregó una solicitud oficial a la Secretaría de Cultura de Jalisco (SCJ), para que los “Conocimientos tradicionales sobre gastronomía” se conviertan oficialmente en Patrimonio Cultural Inmaterial del estado.

El documento estuvo apoyado de portadores de tradiciones culinarias, junto con el Conservatorio de la Cultura Gastronómica Mexicana y funcionarios de la Secturjal.

Éste contempla a las diferentes cocinas tradicionales que deleitan el paladar, en las 12 regiones de Jalisco.

La iniciativa surgió en la Mesa de Trabajo para el Reconocimiento de la Gastronomía de Jalisco.

Misma en la que participaron instituciones públicas, privadas, académicas, cocineros y cocineras tradicionales de diversos municipios.

Esto se llevó a cabo por la Secturjal desde el año 2019, ya que buscan promoverlo, también, como atractivo turístico-económico.

Los y las participantes señalaron que el objetivo es preservar las tradiciones, utensilios, productos agroalimentarios, procedimientos culinarios, festividades, prácticas culturales, alrededor de la cocina jalisciense.

Cada una de estas también incluyen expresiones que se transmiten de generación en generación.

Cada platillo típico se elabora con alimentos producidos en cada municipio, con distintas técnicas y sazones, que forman parte de tradiciones enseñadas durante generaciones.

Para que este objetivo se concrete, la SCJ será la encargada del procedimiento para emisión el decreto de patrimonio.

El referente que sustenta la iniciativa es que en 2010, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) inscribió a “La cocina tradicional mexicana, cultura comunitaria, ancestral y viva” en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Se resguardarían los platillos de todo el territorio

Si los conocimientos tradicionales sobre gastronomía en Jalisco se convierten en patrimonio cultural inmaterial, se enaltecerán a quienes aún se dedican a cocinar platillos típicos de las regiones, así como quienes crean utensilios, como el molcajete, cuchillos, cerámicas, ollas y más.

Si esto se logra, se reconocerán platillos como el pozole o las garnachas o las gorditas y sus rellenos, que convocan a ferias culturales, como en Colotlán.

O qué decir de la coaxala y chile nampi de Tuxpan, en la Región Sur de Jalisco.

También los taquitos al pastor de Ocotlán, la birria de Jocotepec, en la Región Ciénega.

Pero también otros manjares, que además incluyen ingredientes como las variedades de chiles, frutas y carnes de todo tipo.

y tú ¿cuáles otros platillos típicos de Jalisco conoces, que forman parte de la tradición de Jalisco?