Se llama Ficus, como el árbol, pero es un proyecto artesanal.

De hecho, sí tiene que ver con árboles, porque reutiliza sus ramas podadas para crear carcasas para celular, bolsas de mano, libretas y otros objetos.

Al frente de la micro empresa se encuentra Xóchitl Gómez, egresada de Artes Visuales del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD), de la Universidad de Guadalajara.

Tritura las ramas, las aglutina con elementos naturales y, a mano, con un rodillo de cocina, crea las láminas de este material para elaborar piezas con estampados minimalistas y coloridos, alusivos a la cultura mexicana.

“Los estampados son impresiones en sublimación, se pone el papel impreso sobre la superficie y a calor, a una temperatura de 160 grados, se transfiere al material”.


🎧 Escucha esta historia:

Locución y producción: Jonathan Bañuelos


Cualidades de Ficus

A simple vista pareciera que se trata de corcho, pero no lo es. El producto de Ficus, cuya patente está en proceso, tiene diferentes cualidades que justo le permiten moldearse para crear piezas únicas.

“Es térmico, aislante sonoro, no guarda humedad, es de baja combustión, pero yo lo orienté al diseño. Se divide en tres áreas: productos para oficina, moda y hogar”.

Detrás de estas artesanías hay un propósito: promover una cultura de reciclaje para contrarrestar la contaminación, y concientizar sobre el respeto al medio ambiente.

Innovación. Para crear estas piezas se utilizan elementos naturales que luego son procesados gracias a herramientas con las que se crean láminas que son la base del proyecto. Fotografía: Jonathan Bañuelos.

“La reeducación es muy importante por respeto al árbol, porque muchas personas, me he enfrentado, dicen que el árbol deja mucha basura, y yo digo que nosotros somos peores porque dejamos toneladas”.

Los árboles, añadió, tiran hojas que se vuelven a incorporar en el ciclo natural de la vida, mientras que la basura que generan los humanos tardan años en desintegrarse.

Mirada hacia al futuro

Xóchitl Gómez compartió que la pandemia aletargó el crecimiento de Ficus, pero espera un día poder emplear a más mujeres a su equipo.

Además, tiene en planes montar una exposición de lámparas elaboradas con este material, gracias a un apoyo que recibió del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Jalisco.


Fotografías: Jonathan Bañuelos

Artículo anteriorTrazan ruta para políticas culturales en la ZMG
Artículo siguienteLas actividades culturales resurgen en Zapotlán El Grande
Reportero de Ciudad Olinka. Ha trabajado para Mural Grupo Reforma, Más por Más Guadalajara, La Jornada Jalisco y Radio UdeG Ocotlán.