Tololos y Coloradas


La danza de Tololos y Coloradas (hombres y mujeres danzantes) forman parte de la celebración más importante del municipio de Gómez Farías, en la Región Sur de Jalisco.

Cada año, a mediados de enero, la localidad de San Sebastián del Sur se llena de júbilo, con la peregrinación de la imagen de San Sebastián, con dicha fiesta de origen colonial.

Por dicha importancia, portadores de la tradición solicitaron que la manifestación de Tololos y Coloradas forme parte de la Patrimonio Cultural Inmaterial de Jalisco.

Este miércoles 3 de marzo se entregó formalmente la petición a las autoridades de la Secretaría de Cultura de Jalisco (SCJ).

Esto sucedió durante una charla a propósito de la tradición, en el Patio de los Ángeles del Barrio de Analco, en Guadalajara.

Tololos y Coloradas
Las coloradas de San Sebastián del Sur, en Gómez Flores. Fotografía: Secretaría de Cultura Jalisco

La encargada del Despacho de la SCJ, Susana Chávez Brandón, se comprometió a dar seguimiento al proceso, para que la manifestación se inscriba en el Inventario Estatal de Patrimonio Cultural de Jalisco.

“La representación expresa la diversidad cultural de nuestro estado, con sus danzas de conquista, sones e himnos sonorizados por la chirimía y el tambor”, mencionó.

La funcionaria entregó un acuerdo a la comitiva de Gómez Farías, que avala el inicio del procedimiento para trabajar un expediente para la declaratoria.

María del Rosario Juárez Cano, regidora de Cultura de Gómez Farías y además colorada, expuso que para su comunidad es muy significativa esta fiesta.

“Está llena de símbolos y tradición que además promueven entre niños y niñas, sus futuros protectores”.  

Tololos y Coloradas
Danza de tololos en honor a San Sebastián, en Gómez Farías. Fotografía: Secretaría de Cultura Jalisco

Ya existe una solicitud de esta declaratoria de 2015, pero quedó inconclusa; ahora se retoma a partir de un estudio sobre esta manifestación, su comunidad y sus rituales. 

Gran fiesta del Sur de Jalisco

La danza y música de Tololos y Coloradas es representativa del sincretismo de San Sebastián del Sur, Gómez Farías.

Se trata de un veneración a San Sebastián Peregrino con música de chirimía, danzas, comida y bebidas de origen ancestral. 

La celebración comienza desde un domingo antes del 10 de enero y consiste en el peregrinar de una pequeña escultura de la imagen religiosa durante varios días.

El santo es acompañado todo el tiempo durante su recorrido por los cargueros, capitanes moros y cristianos, las danzas de los tololos y las coloradas, y de su guardia de honor.

San Sebastián Peregrino sale el 19 de enero desde la casa del Mayordomo Grande y parte rumbo al templo donde está la imagen principal del santo, alrededor de una verbena con fuegos artificiales.

Sólo diez familias son las que mantienen la tradición, desde que sus ancestros se encomendaron a San Sebastián de resguardarlos de la peste.

“Ellos reciben y ofrecen su casa, amor y casa, con alta devoción año con año, las familias anfitrionas reciben con las puertas abiertas a San Sebastián, que es honrado toda la noche, con la danza de sus devotos tololos y coloradas”, se explicó en un video.

Originalmente, las coloradas eran las esposas de los tololos, pero esto ha dejado de ser un requisito. La danza de ambos representa la eterna lucha de los moros y cristianos.

Vestimentas

Las coloradas vistes una falta de paño negra con listones rojos y blanco en la parte inferior; también adornada con flores blusa blanca cubierta de la espalda por una media sevillana con un característico rojo.

Tololos y Coloradas
Las coloradas de la San Sebastián del Sur

Portan moños, que significan cada año que han danzado al santo, así como un sombrero con paliacate y en la mano llevan una botellita de ponche.

También suelen llevar un collar o rosario con panes pequeños especialmente elaborados, ensartadas en un cordoncillo uno sobre otro.

Los tololos visten un calzón y camisa de manta, huaraches y un zarape de lana. Portan una gorra blanca con visera, con una tela larga que les cubre la espalda.

Portan un farol de carrizo adornado con tiras de color rojo y blanco, que ellos también crean.

La fiesta concluye el 21 de enero y la imagen peregrina se lleva a la casa del Mayordomo Grande, durante una parte del año; mientras que los meses restantes se lleva a la del Mayordomo Chico.

Farol de Carrizo
Farol de Carrizo, creado por los tololos. Fotografía: Secretaría de Cultura de Jalisco

Se considera que esta manifestación dancística es un sincretismo de los bailes prehispánicos y las fiestas católicas en honor a San Sebastián.

Representantes

La comitiva para la solicitud estuvo integrada por María del Rosario Cano Munguía, madrina del Santo; J. Gpe. López Nolasco, tlayacanque; J. Jesús Venancio Ayala, tlayacanque; J. Inés Rosales Cano, tololo.

También estuvieron en la ceremonia la regidora de Cultura, María del Rosario Juárez Cano, y la directora de Cultura, Liliana Guadalupe González Espinoza; ambas con coloradas.

De igual forma, María Elena Gutiérrez, colorada; así como los chirimiteros Rozales, Víctor Manuel Aranda Contreras, conferencista; Efraín de la Cruz Álvarez, moderador y José Evangelista, artesano. 


Fuente: Secretaría de Cultura de Jalisco

Autor

FuenteSecretaría de Cultura de Jalisco
Artículo anteriorPor fin instalan la última de “Las Tres Gracias” en Guadalajara
Artículo siguienteSesión 70: Sur 🏔
Medio informativo enfocado en difundir el legado cultural y artístico de las regiones de Jalisco.