Hojas de maíz. Fotografía: Sader Jalisco


Cuando las tierras de cultivo del maíz no dejan grandes rendimientos por el grano producido, entonces las hojas de la mazorcas se convierten en una importante fuente de ingresos para agricultores y comercializadores.

Esto porque hay un gran mercado en la demanda de tamales, que se tiene en el ámbito doméstico y en el segmento de los paisanos en Estados Unidos.

En varias regiones de Jalisco, los agricultores de los llamados cuamiles y otras tierras de bajos rendimientos, como las laderas de los cerros o los potreros, han encontrado en las hojas de maíz una importante fuente de ingreso.

Al respecto, el agrónomo Doroteo Cano Valderrama, refirió que en el campo jalisciense se tiene la tradición de aprovechar las hojas del maíz, lo que incluso supone una vinculación entre empresas comercializadoras y agricultores para esta alternativa.

El también funcionario de la Secretaría de Agricultura de Desarrollo Rural (Sader) Jalisco dijo que incluso esto supone una labor hecha a mano: desde el corte de la caña del maíz, para luego aprovechar la hoja al hacer el corte con una máquina rústica.

“Es una rueda con un navaja redonda y agarran la mazorca y le dan la vuelta a la rueda con navaja. Le dan el jalón y queda la mazorca pelona. Y van apartando lo que es la hoja”.

Un destino alternativo

En el poblado de Oconahua, municipio de Etzatlán, el productor Lino Pérez expresó que la venta de las hojas para los tamales le deja un ingreso de 20 mil pesos por hectárea.

Tamales. Fotografía: Iván Serrano Jauregui
Preparación. El agricultor Lino Pérez explicó que luego de sacar las hojas de las mazorcas, se hacen pacas de 25 a 26 kilogramos para entregarse a las empresas comercializadoras. Fotografía: Iván Serrano Jauregui

Dicha cantidad está muy por arriba de los cuatro mil pesos que le da la venta del grano.

Precisó que le pagan el kilogramo de las hojas a 40 pesos, por lo que sacando 500 kilogramos por hectárea queda un ingreso de 20 mil pesos.

Para no malbaratar el grano de maíz, refirió que “hay que guardar el maíz y echarle las pastillas con insecticida que eviten que se lo coman los gorgojos”.

“Para luego venderlo más delante, sobre todo en los meses de secas y anteriores a la siguiente temporada de cosecha para aprovechar un mejor precio”.

Una temporada diferente

El productor mencionó que en el caso de la Región Valles, en esta ocasión hubo poca producción de hojas de maíz, “porque muchos cuamiles se rentaron para producir agave”.

Plantío de maíz
Desventaja. En la más reciente temporada, las tierras de cuamiles no fueron destinadas tanto para el cultivo de maíz.

Los que rentan sus tierras reciben cinco mil pesos al año por hectárea. Es mejor sembrar maíz. Se saca por la venta de las hojas y además queda lo del grano y el rastrojo”.

En su experiencia le ha dado buenos resultados la siembra con granos híbridos y de los criollos, dado que los granos nativos salen más baratos y también dan buenos rendimientos.

Agregó que hay que tomar en cuenta el número de plantas por hectárea para facilitar que las mazorcas salgan de buen tamaño.

Dentro del Programa del Sistema Milpa, impulsado por la Sader Jalisco, se promueve el llamado maíz hojero, para que se aproveche el tamaño de sus hojas para venderse como insumo para elaborar los tamales.


Fuente: Sader Jalisco

FuenteSecretaría de Agricultura y Desarrollo Rural de Jalisco
Artículo anteriorLa pandemia trastoca a La Morisma en Zapotlán del Rey
Artículo siguienteErich Coufal, el último arquitecto modernista en Guadalajara
Medio informativo enfocado en difundir el legado cultural y artístico de las regiones de Jalisco.