Para evitar aglomeraciones debido a la pandemia, este año fue histórico para las fiestas en honor a los Reyes Magos de la localidad de Cajititlán, en Tlajomulco de Zúñiga.

El tradicional recorrido de las imágenes religiosas de Melchor, Gaspar y Baltazar por el pueblo se realizó sin visitantes externos, sin verbena y con restricciones para evitar que la gente se aglomerara.

Cada año, dichas imágenes son cargadas por los integrantes de la Guardia Real, pero en esta ocasión su traslado se hizo en tres camionetas.

A las 9:30 horas, de este miércoles 7 de enero, las imágenes de los tres Reyes Magos salieron de la parroquia, rumbo a la Laguna de Cajititlán.

La plaza principal, el atrio del templo y el malecón estuvieron cerrados, también se prohibió que los fieles se postraran en el suelo, para que las imágenes pasaran sobre las personas.

De igual forma se impidió que las imágenes fueran tocadas, para evitar contagios de la COVID-19. Rosa Flores es habitante de Cajititlán.

Cada año acostumbra caminar descalza a la par de la peregrinación de los Reyes Magos. En esta ocasión decidió no hacer su manda, debido a las recomendaciones sanitarias.

La mañana de este miércoles ella vio pasar a Melchor, Gaspar y Baltazar desde una esquina, con cubrebocas y lágrimas en sus ojos.

“Es muy diferente y muy triste por la enfermedad del COVID. Desgraciadamente muchas personas no creen que está la enfermedad y siguen en la calle sin cuidarse y no saben que la situación está horrible”.

“A los Reyes Magos les pido salud y bienestar porque ha habido muchos fallecimientos y la gente no entiende”.

Cada quien hizo su ambiente

Según un comunicado del gobierno de Tlajomulco, los pobladores de Cajititlán respetaron en todo momento las medidas sanitarias acordadas: “Durante el recorrido utilizaron cubrebocas”.

Muchas de las personas vieron el pasar de las imágenes de los Reyes Magos desde su cochera, terraza o azotea; otros salieron a sus banquetas”, señalan.

Porras, confeti y aplausos fueron la manera de agradecer los favores recibidos. Obdulia Santos vio el recorrido de los Reyes Magos y contó que nunca había visto unas fiestas como este año.

“En mi vida había visto algo así. Es muy triste pero así debe de ser porque la enfermedad está causando muchos estragos y más vale cuidar la salud”.

“Estamos pasando esta situación pero mientras podamos evitar las aglomeraciones pues hay que respetarlo”.

Algunos habitantes se vistieron como reyes y tocaban sus instrumentos desde la puerta de su casa, para contrarrestar la falta de danzas y ambiente colorido.

Tras el corto recorrido, acompañado de una banda musical, los Reyes llegaron a la orilla de la laguna, donde colocaron a cada imagen en sus respectivas lanchas para así realizar el recorrido.

Según las autoridades, las embarcaciones sólo pudieron pasear máximo a ocho personas, para respetar la sana distancia.

Elementos de la policía municipal resguardaron con vallas el acceso del Malecón, por donde pasaron las imágenes una vez que concluyeron el recorrido por la Laguna de Cajititlán.

El director operativo del Proyecto Cajititlán, Williams Eduardo Ortega Ramírez, dijo que se instalaron filtros en los ingresos de Cajititlán para evitar el ingreso de visitantes a las fiestas durante el 6 y 7 de enero.

“Se fue invitando a la gente a que todos trajeran su cubrebocas, que guardaran la sana distancia. En esta ocasión no pudieron postrarse a las imágenes”.

“La aplicación de gel se realizó con una avanzada y así estuvimos operando todo el recorrido”.

En el operativo participaron varias dependencias de seguridad municipal y estatal, a lo que las autoridades municipales aseguraron que no hubo percances en la realización del encuentro.