"Los lobos", de Samuel Kishi


CinemaUno de los temas más recurrentes en el cine moderno ha sido la inmigración latinoamericana en Estados Unidos. Cada tanto, es común ver filmes que reflexionan sobre la difícil experiencia de adaptarse y subsistir en un país ajeno, todo esto con el fin de obtener el sueño americano.

En medio de todas esas historias que buscan retratar la identidad del inmigrante, resalta la propuesta que el tapatío Samuel Kishi presenta con Los Lobos (2019), su segundo largometraje. El realizador explora a detalle esta comunidad marginada, y lo hace desde la mirada de la inocencia.

La película narra la odisea de Max (Maximiliano Nájar Márquez) y Leo (Leonardo Nájar Márquez), dos hermanos de ocho y cinco años, respectivamente, que viajan con su madre Lucía (Martha Reyes Arias) desde México hacia la ciudad de Albuquerque.

Una vez que se instalan en un destartalado departamento, ambos hermanos deben mantenerse encerrados todos los días mientras esperan que su madre vuelva del trabajo. Bajo ninguna circunstancia pueden cruzar la puerta ni salir a la calle cuando ella no está.

"Los lobos", de Samuel Kishi

Lo que consuela a Max y Leo es la promesa de su madre de que al finalizar dicho trayecto, los tres viajarán a Disneylandia. Mientras tanto, el mundo de ambos niños se reduce a cuatro paredes.

Ante su precaria situación, los dos hermanos se resguardan en sus juegos, en un mundo de fantasía que ambos crearon, y donde cada golpe que les da la vida es recibido por sus personajes imaginarios.

El guión de la cinta está inspirado en las propias vivencias de infancia del director, y representa el modo en el que la imaginación de los niños logra prevalecer, incluso ante las situaciones más crudas y difíciles.

Al mismo tiempo reconoce los sacrificios de su madre en el personaje de Lucía, quien se ve obligada a dejar su antigua vida atrás y trabajar en más de un empleo, para así lograr sustentar a sus hijos.

"Los lobos", de Samuel Kishi

Kishi tampoco pasa por alto la figura del padre ausente, elemento que se ha vuelto constante en el cine mexicano.

El realizador muestra la manera en la que dicha ausencia ha afectado a los tres protagonistas de la historia, siendo esa una de las razones por la que se encuentran en esa difícil situación en primer lugar.

Ante un panorama tan incierto, el filme contiene elementos esperanzadores, en la empatía y solidaridad presente en la comunidad migrante, de personas que también dejaron sus países de origen en búsqueda de mejores oportunidades.

Los Lobos es una obra íntima y muy personal del director Samuel Kishi, que está hecha a partir de momentos y sensaciones que se vuelven definitorias en la vida de una persona.

También es un retrato dignificante de todos aquellos rostros que, bajo cualquier medio que tuvieran a su alcance, se atrevieron a viajar hacia lo desconocido en búsqueda de una mejor vida.