Zona Arqueológica de los Guachimontones
Ancestral. Se trata de vestigios de la Cultura Teuchitlán, establecido en la Región Valles de Jalisco en el año 350 después de Cristo. Fotografía: Gobierno de Jalisco

EntornoPor ser un espacio dedicado a la conservación y difusión del pasado prehispánico en México, la Zona Arqueológica de los Guachimontones obtuvo el premio “Phoenix”, que entrega la Sociedad de Escritores de Viaje Americanos (Society of American Travel Writers, mejor conocida como SATW).

Estos premios son entregados desde 1969, para reconocer los esfuerzos de comunidades que han emprendido acciones de preservación, embellecimiento y protección ambiental,  que aportan a la experiencia de viajeros en el mundo.

El secretario de Turismo de Jalisco, Germán Kotsiras Ralis se dijo contento de que las acciones para hacer del sitio un entorno “más verde” las reconozcan en otras latitudes.

Guachimontones es uno de los sitios históricos más significativos de Jalisco, y es vital que se tomen medidas no solo para preservarlo y asegurar que esté bien adaptado para recibir a visitantes”.

“Y servir como un sentido de orgullo para la comunidad local de Teuchitlán en los años venideros”, manifestó.

El Premio Phoenix 2020 también lo recibieron el Gulf State Park de Alabama; el Falls Park, en Reedy River; la Ciudad de Greenville, en Carolina del Sur; todos en Estados Unidos.

También lo ganó el Distrito Histórico y los Jardines de Yangzhou, en la provincia de Jiangsu, China.

Una ventana al pasado de la Región Valles

Este espacio arqueológico del municipio de Tuechitlán lo descubrió el arqueólogo estadounidense Phil Weigand, en 1969

Sus características construcciones circulares dan cuenta de la civilización que habitó la Región Valles, alrededor de los años 350 y 400 después de Cristo, a la que se le denomina Cultura Teuchitlán.

Los Guachimontones cuentan con juegos de pelotas y terrazas. Forman parte de la oferta cultural del Paisaje Agavero de los municipios de Tequila, Teuchitlán, Amatitán, El Arenal y Magadalena.

En 2008, el sitio se encontró en la Lista de Vigilancia de Monumentos Mundiales de los 100 sitios más amenazados, para su preservación contra el saqueo.

En 2006, la UNESCO declaró esta zona como parte del Patrimonio Mundial de la Humanidad, que incluye el Paisaje Agavero y las antiguas instalaciones del tequila.

Así como a 34 mil 658 hectáreas entre el Volcán Tequila y el cañón del Río Grande y el complejo arqueológico de Los Guachimontones.