CinemaLas leyendas mexicanas son narradas de generación en generación. Entre las más comunes, está la de personas que aseguran haber visto bolas de fuego en el cielo, o gatos negros rondando en los panteones.

En más de una ocasión, la gente mayor nos ha contado que en su pueblo las brujas salían en la noche, tomando la forma de lechuzas.

El cortometraje La bruja del fósforo paseante de la tapatía Sofía Carrillo, retoma la mitología de estos relatos, al mismo tiempo que dignifica a la figura de la bruja.

Filmado en blanco y negro con cámara de 16 milímetros, el corto evoca la estética de películas de la época de oro del cine mexicano.

Historias que saben a pasado

La acción toma lugar en un pequeño pueblo de Los Altos de Jalisco y narra la historia de Agustina, una misteriosa mujer que planea detener, por todos los medios que tenga a su alcance, la boda de su único hijo.

Lo que ella no sabe es que Emilia, la prometida de su hijo, tiene a alguien más que la está protegiendo.

Grabado en casas que tienen más de 200 años, es claro que uno de los principales objetivos del cortometraje está en retratar los modos de vida de lugares que están desapareciendo, así como sus tradiciones y temores.

Asimismo, su guión, que está inspirado en un cuento de Ana Carrillo, rescata los modismos y el habla de las personas de la época.

Una atmósfera onírica

En su lenguaje visual, el corto está repleto de imágenes y objetos con una enorme carga simbólica. En su mayoría, estos evocan al paso del tiempo, y a la memoria de las personas que pasaron a la otra vida.

También representan la importancia de la figura materna en una comunidad, y de modo más concreto dentro de una familia. 

El increíble diseño de producción y el detallado ambiente sonoro le otorgan al cortometraje una atmósfera onírica, como si cada imagen que aparece en pantalla fuera extraída de un sueño, o de una pesadilla. 

La bruja del fósforo paseante es un viaje profundo hacia el pasado, así como una representación de  los misterios y rumores ocultos en un lugar que se resiste a olvidar sus leyendas.

Esas historias que forman parte de sus habitantes y que se seguirán contando al pasar de los años.

Esta película, grabada en espacios de los municipios alteños de San Ignacio Cerro Gordo y Jesús María, se puede ver gratis en la plataforma FilminLatino.