CinemaEn la localidad de Tapalpa, el oficio de la talabartería permanece gracias a unos cuantos artesanos que han destinado sus vidas a crear a partir del cuero.

Los sentires y dificultades de este oficio se muestran en el cortometraje documental Tapalpa no da paso sin huarache, creado por los cineastas Alejandro Altamirano Castro y Leonardo Hernández García.

Ambos egresados de Artes Audiovisuales, del Departamento de Imagen y Sonido de la Universidad de Guadalajara, documentaron el trabajo de Nicolás Lizares, un talabartero de Tapalpa.

El oficio que le heredó su padre también fue enseñado a sus hijos; sin embargo, ellos prefirieron seguir su camino.

En entrevista para Gaceta UdeG, Leonardo Hernández compartió que durante las grabaciones, Nicolás les transmitió sus preocupaciones.

“Es un retrato documental de un artesano curtidor de pieles. Todo comenzó como un trabajo escolar, pero la idea de retratar a esta persona que buscaba mostrar el esfuerzo y dedicación a su trabajo, que realiza a diario desde las cinco de la mañana”.

Por su parte, Alejandro Altamirano comentó que la intención era difundir lo complejo de las creaciones artesanales que crean los artesanos de Jalisco.

“A veces no nos damos cuenta de la calidad y trascendencia del trabajo, de todo lo que vale un producto realizado de una manera tan artesanal, ya que hacer un par de huaraches encierra mucha dificultad en cuanto a cortar tira por tira, pegarlas y amoldarlas“.

Por difundir esta expresión cultural enclavada en la zona serrana de Jalisco, Tapalpa no da paso sin huarache ganó el primer lugar del concurso Tapalpa explota 2013.