Fuego en Ciénega de Tlaxcala, Ayotlán, Jalisco
Solidaridad. Los ayotlenses colaboraron con elementos de protección civil para salvar este espacio natural. Fotografía: Artes Quintero

Por Jéssica Padilla, para Decisiones


EntornoEste lunes 18 de mayo, un incendio sorprendió a la población de Ayotlán. Alrededor de las 14:00 horas comenzaron a vislumbrar humo cerca de la Ciénega de Tlaxcala, por lo que hicieron un llamado a los bomberos; el fuego se extendió varias hectáreas.

El pulmón de esta localidad quedó prácticamente a la mitad, pues fueron más de ocho hectáreas las que se quemaron.

Los ayotlenses dieron una gran batalla para evitar que el incendio fuera aún más devastador, relató Miguel Ángel Arellano Medina, quien junto con Juan Zaragoza Murillo, integran el colectivo “Mi Lindo Ayotlán”.

Ambos, junto con otras 200 personas, se dieron cita para defender su parque regional.

Con cubeta en mano y tomando agua de los nacimientos generosos que tiene la Ciénega de Tlaxcala, lograron ayudar a los bomberos a mitigar el fuego, pero no fue suficiente su esfuerzo.

Pues tuvieron que pedir auxilio a personal de Vialidad, de Seguridad Pública, así como a bomberos de los municipios de Jesús María y Degollado.

Se sumaron mujeres y hombres que formaron cadenas humanas para pasar baldes de 19 litros llenos de agua, sujetaron las mangueras conectadas a pipas y con algunas palas removieron la tierra sofocando algunos conatos de fuego.

El personal de Protección Civil del Estado de Jalisco se encargó de sofocar por completo el incendio por la noche del 19 de mayo.

Pero el dolor y el coraje de la ciudadanía se percibió en cada uno de los diferentes videos que se compartieron en redes sociales. Arellano Medina dijo, con pesar, lo triste que es para ellos como ayotlenses ver su área natural devastada y lo relevante que es este espacio para sus vecinos.

“Nos identifica porque es un parque regional, para nosotros es muy importante porque lo tenemos conocido como el ‘Pulmón de Ayotlán’ es el que nos regala el oxígeno a la cabecera municipal”.

“Además nos sirve para convivir con la naturaleza, el canto de los aves y tiene nacimientos de agua”, señaló Arellano.

Cómo denunciar este siniestro:

En general, los ayotlenses piden que se haga justicia y se detenga a quienes hayan iniciado el incendio, esto porque algunos aseguran que sí fue provocado. Al respecto la denuncia formal la puede hacer cualquier ciudadano vía Internet en la página de la Secretaría del Medio Ambiente y Desarrollo Territorial de Jalisco (SEMADET).

Los hijos ausentes también se manifestaron al respecto, según Arellano, algunos grupos están dispuestos a apoyar para la reforestación del lugar:

“Los paisanos dicen que se ponen las pilas para reforestar esto […] la gente se está poniendo las pilas para eso, yo creo que vamos a tener una muy buena respuesta”.

Estamos tristes, dolidos y compartiendo la molestia de los ciudadanos, pero también debemos ser realistas, y entre este daño. No estamos desatendiendo el tema”, envió un mensaje el alcalde Gabriel Vásquez Andrade

“Agradezco mucho la participación de los ciudadanos voluntarios, de la gente que por medio de las redes sociales está mostrando un gran interés pero a su vez una gran molestia por lo ocurrido”, dijo el primer edil ayotlense.

El funcionario explicó que están en pláticas con autoridades de la Semadet para gestionar el apoyo respecto a la limpieza de la Ciénega y su próxima reforestación.

También buscarán crear un cerco que ayude a evitar nuevamente daños a este bien de todos.

“Vamos a proteger la Ciénega, limpiar el área con protocolos de acuerdo al medio ambiente, evitar el ingreso de la ciudadanía para que no haya accidentes, limpieza de los daños y la parte que no está dañada cuidarla y la reforestación, todo en un proyecto integral”.

Además, el estudio Artes Quintero, fotografió desde arriba el resultado del siniestro. En las imágenes se percibe que prácticamente el 50 por ciento del área natural sufrió afectaciones.

Según información del INEGI, en los últimos 25 años el municipio ha recuperado 8.36 kilómetros cuadrados de superficie con vegetación natural y presenta 22.46 por ciento de la superficie con riesgo de erosión.