Bailarina Ailyn Contreras


Cuando la tapatía Aylín Contreras tenía 7 años no quería entrar al ballet, aunque ya asistía a cursos de piano, gimnasia y natación.

Pero un día su mamá la llevó a observar una clase y al ver bailar a las chicas más grandes quedó maravillada.

Desde entonces, nació su amor por la danza, disciplina en la cual a sus 15 años ha ganado varios reconocimientos.

En 2020, por ejemplo, lo inició con dos premios durante su participación en el concurso Playa Del Carmen Ballet and Contemporary Dance Competition, representando a la Academia de Danza Doris Topete de Guadalajara.

Ahí concursó junto a más de 50 bailarines semiprofesionales de países como Rumania, Estados Unidos, Japón, Perú, Guatemala y México.

Para ser una buena bailarina, sostuvo Aylín, se requiere disciplina mental, física y alimenticia. “En este momento lo que me cuesta más trabajo es combinar lo académico con lo artístico. Estoy cursando la preparatoria en línea”.

“Mi día empieza a las 6:00 am; de las 8 a las 2 me toca ensayo con la maestra Montserrat Martínez; de 2:00 a 6:00 de la tarde tengo tiempo libre para estudiar y comer, y de 6:30 a 9:00 vuelvo a ensayos, ahora con la maestra Doris Topete”.

Aylin Contreras, bailarina tapatía

La joven bailarina confesó que a los 12 años fue cuando se dio cuenta que el ballet sería su profesión.

“En ese momento descubrí que cada vez quería más clases y más clases. Al ver bailarines profesionales, me inspiran a ser como ellos. Observo sus movimientos y su pasión y me transmiten eso que sienten. Es muy bello. En sus ojos puedo notar la pasión que sienten al bailar”.

Aylín —quien ha participado como bailarina invitada dentro del elenco de la obra El Cascanueces (2013, 2014 y 2015) con el Ballet de Jalisco— ha recibido invitaciones para formar parte de seminarios de la Alberta Ballet Schoool en Canadá; del Ballet Heritage en Rusia, y del Bolshoi Ballet en Nueva York.

Asimismo, en abril próximo participará en la Compétition Internationale de Ballet du Canada en Québec.

“Mi ballet favorito es Romeo y Julieta. Sería mi más grande sueño poder realizar el papel protagónico. Por eso deseo entrar a una importante escuela para concluir mis estudios y poder ingresar a una compañía”.

“También tengo el sueño de algún día crear una fundación para apoyar a niños y jóvenes que deseen estudiar danza y retribuir un poco todo eso que yo he recibido”.


Fuente: Notimex
Información: Juan José Flores Nava