Miembros del Colectivo Elefante Blanco


En Lagos de Moreno emerge un colectivo dedicado a la poesía. Se trata de Elefante Blanco, conformado por 11 jóvenes que comparten el interés de la palabra escrita llevada a diferentes espacios de la ciudad.

Esta agrupación propone expandir la poesía, bajar al poeta del Olimpo y compartir experiencias y necesidades, para generar nuevos lectores. La intención es apropiarse de espacios a través de las letras.

Con Elefante Blanco, Lagos de Moreno se trasforma en un escenario, que es un engranaje de voces que tienen eco en los rincones menos pensados de la ciudad.

“La poesía es multifacética, el colectivo es multifacético, así como nos encontrarás formando parte de alguna causa social, nos encontrarás también creando proyectos para generar nuestros propios recursos y poder seguir trabajando”, indica Samira Arellano, una de las integrantes.

“También nos pueden encontrar leyendo poesía en un camión, en un café, en todas partes, porque al fin y al cabo lo que también sale como consecuencia de nuestras actividades es el bajar la poesía del Olimpo. Encontrar que la poesía es común, nos vuelve comunes”.

Esta ciudad alteña es conocida por ser la cuna de escritores, como Mariano Azuela, José Rosas Moreno, Carlos González Peña y Francisco González León. Literatos como Hugo Gutiérrez Vega llegaron a reconocer la añoranza que Lagos de Moreno les significaba, al punto de entenderse como laguenses.

De ahí parte el propósito de un colectivo, cuyos integrantes son oriundos de dicha localidad, de Arandas, de San Miguel el Alto, estados como Michoacán y países como Argentina.

Para leer los textos puedes ingresar a la página https://elefanteb93.wixsite.com/elefanteblanco

Un colectivo encausado

La poesía de Elefante Blanco va más allá de los espacios dedicados a la difusión del arte, también se solidariza con causas sociales, como el caso de San Juan de la Laguna, pueblo indígena de Lagos de Moreno, que en 2019 se pronunció en contra de un gasoducto que estaba siendo instalado a sólo unos metros de sus casas.

Creo que cualquier acto poético ya es un acto político de por sí. El hecho de nombrar algo, de decirlo, aunque no sea algo tan comprometido, por ejemplo, como en los temas de Samira… ya el hecho de denunciar algunas cosas ya es un acto político”, explica Juan Antonio Orozco, otro de los integrantes.

Mientras Laura Aguirre explica que la pérdida fue lo que la motivó a escribir por primera vez, Juan Antonio explora desde lo personal una visión política de las identidades no heterosexuales.

Samira Arellano escribe desde su posición como feminista y David Barajas asegura no tener una bandera que lo acompañe, pues su poesía aborda distintos temas y la utiliza como una puerta que se abre para transmitir.

Colectivo Elefante Blanco
Iniciativa. El colectivo Elefante Blanco cuestiona diversos temas sociales mediante la poesía. Los textos se pueden leer en https://elefanteb93.wixsite.com/elefanteblanco

El hecho de venir de distintas geografías hace que Elefante Blanco se enriquezca, pues sus miembros se dan cuenta de que lo que pasa en Arandas no es tan distante de lo que pasa en San Miguel o en el mismo Lagos de Moreno.

Por ello, dice Samira, “la gente que viene y escucha se siente identificada porque encuentra cosas en común, experiencias en común, pensamientos en común”.

Miembros

El colectivo está conformado por Laura Aguirre, Jorge Cualquiera, Paola Bernal, Diana Neptuno, David Barajas, Sam Peraza, Andrés Acosta, Reyna de la Torre, Aarón Navarro, Juan Antonio Orozco y Samira Arellano.

Sobre el nombre del colectivo, según explica Orozco, “elefante blanco” alude a una expresión de la antigua Persia, cuando un rey tenía un enemigo y quería hacerle algún daño, muy diplomáticamente le regalaba un elefante de dicho color.

Si bien estos animales son muy escasos, el que una persona tuviera uno significaba perjuicio para él.