Hace muchas décadas doña Micaela preparaba un manjar con ingredientes sencillos como maíz y frijol, eran las patas de mula, un platillo que complacía a conocidos y extraños y que dejó un buen sabor de boca todavía que perdura, 60 años después, en la memoria de quienes las probaron.

La receta de este platillo pasó de generación en generación en la familia de Viridiana Flores Tlaque, una joven periodista que decidió retomar la idea y plasmarla en la Revistita Huelic, una publicación tipo fanzine en la que comparte la receta de un platillo, pero contándola a través de una historia en la que los protagonistas son aquellos que inventaron la fórmula.

“El slogan dice ‘contiene historias apetecibles’, la Revistita Huelic se va a tratar de eso, de contar la historia de una receta ancestral que tenga que ver con el maíz e incluir la receta, pero también explicar el origen de esa receta y tener la receta tal cual con los gramos o medidas exactas”, detalla.

Apasionada por el periodismo y la cocina, Flores Tlaque buscó la forma de unir sus aficiones y creó la Revistita Huelic, palabra que significa “sabroso” en náhuatl, y desde donde apuesta por rescatar la tradición escrita de las recetas y al mismo tiempo enriquecerlas con una narrativa que aborde el contexto en el que se consumían platillos como las Patas de Mula.

Se les llama así porque tiene la forma del marisco que es como un triangulito pero están hechas de maíz, nata y frijol y se hacían porque consideraban que eran más baratas que consumir mariscos”, explica Viridiana Flores en referencia a las patas de mula, un tipo de almeja que se consume en las costas del país.

Provecho. Las patas de mula eran sólo uno de los platillos que se preparaba en la familia de Viridiana Flores, quien posteriormente buscará compartir otras recetas tradicionales

Para completar las historias Viridiana recurre a su curiosidad periodística para rastrear, entrevistar y plasmar el testimonio de los inventores de las recetas; pero no puede dejar de lado su faceta como cocinera y experimenta con los sabores, olores y texturas de la receta para después contarla a los demás.

“La masa se amasa con nata y luego se rellena una gordita, se pone frijol a la mitad, se dobla y luego se hace otro doblez para hacer un triangulito, como del círculo hacer dos dobleces”.


▶️ Dale play a esta información:

Voz: Diego Barba.
Producción e información: Pablo Miranda.


Buscando y compartiendo recetas

En el caso de este platillo, esta periodista entrevistó a familiares, entre ellos su bisabuela, para conocer curiosidades sobre la preparación y receta. Además, adelanta que en otros números de Revistita Huelic contará sobre cómo preparar algunas delicias como tamales de calabaza o tamales de anís, también basándose en experiencias cercanas.

Flores Tlaque recuerda que desde que era pequeña estuvo en contacto con la cocina, primero a través de su mamá, quien siempre mostró interés en conocer recetas, experimentar con ellas y modificarlas para el gusto de sus comensales: su familia; además de que también trataba de usar utensilios de cocina tradicionales como ollas de barro.

El gusto por la cocina trascendió más allá en la vida de Viridiana Flores, en los últimos años esta joven se dedicó al periodismo, pero experimentó con la cobertura de temas gastronómico, lo que abonó conocimientos extras para su formación. Posteriormente laboró para un restaurante, donde aprendió la visión de la gastronomía directamente desde la cocina.

Antojitos. Las Patas de Mula están hechas de maíz, nata y frijol y obtienen su nombre su similitud con el marisco pata de mula, un tipo de molusco que se consume en la costa

Estas experiencias sirvieron como primer paso para la creación de Revistita Huelic, una publicación que Viridiana buscar dar a conocer directamente entre los transeúntes del Centro Histórico de San Pedro Tlaquepaque o entre los negocios de artesanías en los alrededores de ese mismo lugar, donde ofrece estas sabrosas historias para leer.

Revistita Huelic también puede adquirirse en la juguería Ricos Jugos (calle Prisiciliano Sánchez 1045, en la colonia American de Guadalajara), o entablar contacto con Viridiana en Instagram a través de @escriboycocino y @revistitahuelic donde también continuará compartiendo sencillas recetas que preserven el legado de la tradición escrita, oral y gastronómica.

“Creo que son las recetas más sencillas, creo que las más sencillas son las más deliciosas”.


Fotografías: Cortesía Viridiana Flores Tlaque