Descubrimiento de mamut en Zapotiltic


La Barranca del Tecolote, localizada en una loma de la localidad de San José de la Tinaja, en el municipio de Zapoltitic, se convirtió en una cantera de fósiles de grandes mamíferos que habitaron en la Región Sur de Jalisco durante la Era del Pleistoceno.

En julio pasado fueron encontrados el fragmento del cráneo de un mamut, así como huesos de caballo y de un gliptodonte –ancestro del armadillo–, por parte de trabajadores del Museo Comunitario Antonio Vargas Moreno.

Dicho animales, considerados como megafauna, datan de hace 13 mil a 30 mil años y su hallazgo comprueba la riqueza paleontológica en esta región del estado.

Hallazgo. Los huesos fueron localizados en una loma de San José de la Tinaja, Zapotiltic

Para su rescate, se dio aviso a expertos del Museo de Paleontología de Guadalajara y del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) Jalisco, contó el arqueólogo Eduardo Ladrón de Guevara.

“En la primera visita solo se veía parte de la bóveda craneana de un mamut y cuando regresamos para hacer el rescate paleontológico empezaron a salir más. La loma es un yacimiento disperso de huesos y en lo que íbamos caminando en superficie se localizaron huesos diversos de gliptodonte, de caballo y más huesos de mamut”, explicó el investigador del Centro INAH Jalisco.

Durante los días en que se trabajó sobre el terreno, los expertos se dieron cuenta de que este tipo de hallazgos son comunes en la localidad, ya que la zona estuvo cubierta de lagos y lagunas que atraían a los animales, motivo por el que sus huesos hoy permanecen dispersos y bajo la tierra.

Descubrimiento de mamut en Zapotiltic
Megafauna. Los restos de un mamut, un caballo y un gliptodonte se deben a que hace 13 mil años éstos convergieron en esta zona donde abundaban lagunas

“Jalisco es rico en restos y lo común es que la gente conserve los huesos, lo cual no constituye del todo un delito”, pero no es lo adecuado para su conservación, indicó Ladrón de Guevara.

Una vez recuperados los huesos de mamut y de los demás animales, éstos fueron trasladados al Museo de Paleontología de Guadalajara, cuyo encargado de investigación, Ricardo alonso, informó que los restos son sometidos a un proceso de consolidación, restauración y conservación, para que luego puedan ser estudiados y exhibidos al público.

“Hacemos una limpieza mecánica, luego una consolidación para endurecer los restos. Cuando los materiales ya pueden manipularse, se hace una reconstrucción, fragmento por fragmento de cada hueso, hasta que se tenga el material en condiciones de catalogación, exhibición e investigación”, detalló.

Descubrimiento de mamut en Zapotiltic
Resguardo. Las piezas está siendo tratadas por personal del Museo de Paleontología de Guadalajara, para su preservación y futura exposición

El proceso tarda cerca de seis meses, pero considerando la fragilidad y fragmentación del material, además de las limitaciones del personal encargado de esta labor, éste podría extenderse hasta cerca de un año.

“Esto nos permite reconstruir parte de la historia de Jalisco y México, y en esta historia no siempre estuvo el ser humano. Nos permite conocer el paisaje, la forma en que se fue conformando el territorio, cómo dio cabida a lo que tenemos ahorita y en qué momento entramos como seres humanos a jugar un rol en este paisaje”, concluyó Ladrón de Guevara.


Fuente: Agencia Efe
Fotografías: Cortesía del Museo Comunitario Antonio Vargas Moreno / Agencia Efe