Mural de Taretan, Atotonilco el Alto


Taretan es un parque natural ubicado al norte del municipio de Atotonilco El Alto, en la Región Ciénega. Este sitio es famoso por los veneros de agua que forman el río que abastece a la localidad. Se cuenta que debajo de este sitio existe una criatura mitológica llamada “El Chan”.

Se dice que ahí es donde inicia la historia de Atotonilco, mejor conocido por los purépechas cómo Atl-Tekuilli-Ko, que se traduce como “lugar de agua caliente”, también descrita como una olla sobre tres tenamastes, que en escritura ideográfica se interpreta así. Atl (agua), tekuilli (fogón) y ko (lugar de).

Por su parte, Taretan, fue nombrado así a partir de los años 50; su nombre significa “centro de semeras” y es un balneario natural de agua termal, que se ha preservado desde la fundación de la localidad en 1430, por parte del Cazonci Tangáxoan, durante la expansión del Imperio Purépecha.

Escucha la leyenda del dragón ▶️👇

Producción e información: Juan José Ríos

La historia ilustrada

Al interior del Centro Cultural Dr. Juan José Espinoza, en Atotonilco el Alto, se encuentra un mural pintado por el artista Ricardo Miranda Vargas.

Su obra te transporta 600 años atrás, pues en ésta se aprecian el Cazonci, junto al resto de la tribu, preocupados por la salud de la hija del jefe, quien había escuchado rumores de que el agua de cierto venero, a lo lejos de sus tierras (el actual estado de Michoacán) podría sanar a la hija de Tangáxoan.

Diez minutos después haber entrado a este “santuario de los dioses” y de bañarse en sus templadas aguas, el milagro se cumplió.

Como promesa por la sanación de Tzitzintli, el gobernante ordenó fundar un pueblo cercano al baño ceremonial.

La historia se sabe, la historia se cuenta, y también se vive.

Actualmente, Taretan no sólo es un balneario con entrada gratuita, lugar de reunión para las familias y uno de los pocos espacios naturales conservados en el municipio, ahí también la historia se recrea, pues se puede sentir cómo el agua que emana sana tus males.