Montañas de Puerto Vallarta


Por más de cinco años se ha planteado un tramo carretero que conecte el aeropuerto de Puerto Vallarta con la carretera que va a la Costa Alegre de Jalisco, que evitaría que los conductores crucen la ciudad portuaria.

Aunque esto beneficiaría al desarrollo turístico de la zona sur, se busca que además de cuestiones de ingeniería y económicas, se conserven los corredores biológicos de la Sierra Madre Occidental de Jalisco.

La negociación de este proyecto ha quedado en incógnita, pues ni las autoridades municipales ni la Secretaría de Comunicaciones y Transportes han informado por dónde iría el trazo ni cuáles serían los recortes topográficos y las afectaciones ambientales.

El doctor Alfonso Baños Francia, investigador en planeación urbana del Centro Universitario de la Costa (CUCosta) de la Universidad de Guadalajara, considera que debe haber un proceso transparente con el que se informe claramente sobre los trazos y las consideraciones técnicas, además de contemplar todas las aristas, como la natural, paisajística y social de esta obra que abarcaría 25.78 kilómetros.

El académico no ha visto hasta el momento ningún plano o propuesta y considera que tendrá un gran impacto al ecosistema, pues esa parte de la sierra es delicada, ya que cuenta con considerables pendientes y alturas de hasta 1 kilómetro.

Libremiento proyectado en Puerto Vallarta
Obra. El tramo proyectado es de 25.78 kilómetros que cruzaría la Sierra del Cuale para conectar con la carretera que lleva a Costa Alegre

El urbanista del CUCosta comenta que probablemente ya hay un acuerdo por parte del gobierno federal, pero no lo han hecho público tanto con el municipio ni la sociedad vallartense.

“Hasta donde tengo noticias, no se ha puesto sobre la mesa con claridad, ni el trazo, ni quién financiaría la obra, si va a ser concesionada o no, y cuáles serían los beneficios para Puerto Vallara. Es importante activar el desarrollo en la zona sur, pero no a costa de la afectación del territorio y medio ambiente”.

El macrolibramiento impactaría una zona de alto valor ambiental, con selva media y baja cuya vegetación forma parte del atractivo de la localidad, con corredores biológicos de animales.

“En el momento que una obra de esta naturaleza corte (la montaña) se irán segmentando esos corredores naturales, por eso consideramos que es muy importante que los involucrados y los conocedores de la temática ambiental evalúen detenidamente los impactos, la propuesta del proyecto y que las iniciativas se armonicen con los requerimientos de materia ambiental”, argumentó Baños Francia.

Además de Puerto Vallarta, el macrolibramiento afectaría territorio del municipio de Cabo Corrientes y habría al menos tres ríos de temporal y de cause fijo que se verían alterados por la obra, como la cuenca del Río Cuale, el Río Mismaloya y Boca de Tomatlán.

Afectaciones. Una de las cuencas que se podrían ver afectadas por el macrolibramiento es la del Río Cuale, cuyas aguas desembocan en las playas de Puerto Vallarta

Baños espera que no se intente imponer un proyecto desde la escala federal o estatal, sino que se llegue a una negociación adecuada.

“Veo el proyecto muy complicado porque el impacto de la obra es muy significativo, además las condiciones topográficas de la zona son muy accidentadas; salvo que haya una propuesta bastante innovadora, que sea consciente en términos de infraestructura carretera y que la visión de la obra no esté solamente en la promoción del desarrollo económico y turístico de la costa sur, sino que considere los elementos ambientales y sociales en las comunidades”, explicó.

Considera que lo que ha parado la obra es el costo tan elevado. El presupuesto de 3 mil 358 millones de pesos (como se describe en proyectosmexico.gob.mx) se puede invertir en otras necesidades, como los problemas de movilidad interna en el municipio y promover mecanismos más incluyentes. Destacó que habría que cuestionar el sentido de las políticas públicas y quiénes son los beneficiados.

Durante una visita realizado en agosto de 2018 en Puerto Vallarta, el hoy gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, aseguró que dicho macrolibramiento se realizará durante su gestión y que será sin afectar el área natural, aunque sólo indicó que para tal efecto se cambiaría la ruta sin abundar en más detalles.

Fotografías: Iván Serrano Jauregui, Cortesía, @comocarlos