"Esto no es agenda de la jotería", Lizeth Arámbula. Para "Esto no es radio"


Las historias que se encuentran justo en el borde de la realidad y la fantasía son el tesoro que busca Fernando “Micro” Hernández (@microgdl), joven radialista de Guadalajara que es experto en contarlas por medio de las ondas sonoras.

Tras un viaje de casi un año por el sur de México, “Micro” presenta relatos impactantes en el podcast Esto no es radio, mismo que se puede escuchar en plataformas como Spotify, iTunes, Stitcher y Google Podcast.

“El eje central es que son historias tan intensas que no puedes creer que sean reales. Les pasan a personas que han atravesado situaciones límites y tomaron decisiones que les cambiaron la vida”, comenta “Micro” para Ciudad Olinka.

Para recolectar estas anécdotas, “Micro” viajó a ciudades como Zihuatanejo, Oaxaca, Bacalar, San Cristobal de las Casas, Villahermosa, Xalapa, entre otras.

Lo que resultó en ocho episodios que se publicarán cada lunes, desde el 19 de noviembre de 2018 al 6 de enero de 2019.

Fernando "Micro" Hernández, por Atala Vertiz
Apasionado radialista. Fernando “Micro” Hernández viajó por distintas latitudes de México para recolectar impactantes historias en voz de sus protagonistas

Cada domingo, antes del estreno de los episodios, éstos serán transmitidos en Radio Más de Veracruz 107.7 FM, a las 13 horas. Para quien los quiera escuchar en exclusiva.

Evidencia terapias anti gay en Guadalajara

El primer episodio de Esto no es radio va directo a la yugular del sector conservador de Jalisco, pues en éste se describe cómo un joven llamado Rodolfo fue testigo de las terapias “de conversión”, que buscan que hombres homosexuales dejen de tener esa orientación, por medio de la violencia física y psicológica.

Advertencia (18+): La siguiente producción describe situaciones que podrían no ser apropiadas para menores de edad.

Producción, edición y conducción: Fernando “Micro” Hernández.
Asistente de producción: Mitzi Pineda.

Para conocer los nuevos episodios, síguelo:

Una pasión por la radio que no es radio

Esto no es radio data del 2011, cuando nació como una revista en la que había invitados, música y análisis de diversos temas, por la señal de Itópica Radio del ITESO, universidad de la que “Micro” es egresado de Ciencias de la Comunicación.

Pasaron varios años y el proyecto fue pausado, pero cuando era retomado éste evolucionaba a la par de la carrera profesional del radialista.

Esto no es radio
Evolución. Desde 2011, el proyecto dejó de ser un programa de revista, para convertirse en un serial de historias que llaman la atención por lo sorprendente de su contenido

“En 2015 lo reviví como un concepto distinto, pues entré a una competencia convocada por la estación de radio de Los Ángeles KCRW, en la que el reto era hacer una historia de radio en menos de 24 horas”.

“Hicimos una historia con Valeria Sanchez y Alfredo Nuñez sobre la palabra Ahorita. Ese momento es clave en mi carrera, porque fue la primera historia que hice radio en inglés y en formato documental. Ganamos el tercer lugar; eso abrió la puerta a los medios de estadounidenses y ahí nació mi historia como productor de radio independiente”.

En dicha producción, “El ahorita/The little now”, “Micro” y sus compañeros explican lo peculiar de la utilización de la palabra “ahorita”, misma que adquiere un significado especial para los mexicanos.

Tras haber sido parte de proyectos de radio en Estados Unidos y una vez que volvió a México, el joven decidió revivir el proyecto de Esto no es radio de lleno.

Entonces empacó maletas y viajó a varios puntos del sur país, para además de recolectar historias, presentar el documental sonoro –también de Esto no es radio– “Ojos quemados”.

Cuando presentaba este episodio ante un público en vivo, les tapaba los ojos y les ponía el audio. Luego una de Las preguntas era por qué no hay más de esto en la radio y la televisión. Hay un asombro ante algo que no han estado acostumbrados a consumir.

Ciudad Olinka: ¿Por qué llamarlo “Esto no es radio” cuando utilizas elementos radiofónicos para contar historias?
“Micro”: Cuando fundamos Itópica, estábamos con ese dilema medio purista: que porque como no es transmitido por ondas radiales, entonces no se va a llamar radio. Siempre me ha gustado este asunto del nombre. No es radio, porque finalmente las historias que se contaban cuando inició la radio, esas que juntaban a la gente alrededor del aparato fueron siendo desplazadas, poco a poco, por noticias, música y programas de revistas.

 

Llenas de tensión y sorpresa, las historias que son contadas en Esto no es radio aproximan a realidades que, aunque puedan parecer ajenas, son más cercanas de lo que se suele creer.

Ilustración: “Esto no es agenda de la jotería”, por Lizeth Arámbula
Fotografía: Atala Vertiz