"La música de acá", Alfredo Sánchez


La voces de los representantes de la música que se gestó en Guadalajara, en las décadas de los 70, 80 y 90, están plasmadas en La música de acá. Crónicas de la Guadalajara que suena, el más reciente libro del periodista cultural, locutor y músico Alfredo Sánchez.

Quien fue el conductor del extinto programa Señales de humo (que se transmitió por Radio Universidad de Guadalajara) se aventó una tarea titánica: buscar a quienes conquistaron los foros tapatíos, para que fueran ellos quienes recordaran de viva voz cómo fueron aquellos tiempos.

La Fachada de Piedra
Icono. La música de La Fachada de Piedra es parte de la historia musical tapatía

Esta obra es un lugar en donde cupieron todos: lo más underground del rock y lo más excelso de la música clásica, que se desarrolló en la Perla Tapatía.

Algunos de estos músicos son Carmen Ochoa, vocalista de La Fachada de Piedra; Leonor Montijo, pianista fundadora de le Escuela de Música de la UdeG; Genaro Palacios, gran exponente del blues tapatío; José Pulido “Chepe”, guitarrista de la Chester Blues Band, entre una veintena de talentos.

“En la época de los 70, Guadalajara fue un semillero de músicos y grupos, fue la ciudad más importante del país. Después vino el festival de Avándaro, que provocó un veto generalizado del rock, que en ese entonces se veía con mucho ímpetu y se vino abajo, esto porque estA música estaba proscrita en los medios”.

El periodista explicó que eso provocó que en Guadalajara se crearan lugares underground donde las bandas podían tocar, generando así una cultura alterna. “Esto es parte de una historia social que está entretejida por la música”.

“El gusto de los jóvenes por el rock, que no se podía seguir desarrollando abiertamente, tuvo que seguir en lugares como El Lucifer, que estaba ubicado en la calle de Maestranza, a espaldas del Edificio Mulbar, que durante muchos años fue uno de los reductos donde los grupos de aquí o de afuera podían tocar, pero siempre en condiciones muy precarias, con equipos de sonido no muy buenos, en condiciones poco seguras”, comenta Alfredo Sánchez.

Alfredo Sánchez
Cronista. El periodista Alfredo Sánchez recopila las voces de proyectos musicales tapatíos de décadas atrás

Recordó que los tiempos fueron cambiando y que la facilidad para expresarse musicalmente fue más fácil durante los 90, cuando llegó “El rock en tu idioma”, que, con apoyo de disqueras, propicio que se difundieran las propuestas a través de los medios masivos.

Incluso hoy también la situación es diferente, ya que los sellos discográficos han perdido el poder que tenían, gracias a la era digital, pues volvieron a cambiar las dinámicas de consumo de quienes escuchan música.

El locutor reconoce que aún hay necesidad de que Guadalajara tenga foros.

“Creo que sigue habiendo escasez de lugares para la exposición musical, en algún momento fue El Roxy, pero desapareció y no ha habido otro parecido. El Foro Independencia ha querido retomar esa historia vieja de foros de Guadalajara. También hay lugares como el Escarabajo Scratch o el André Bretón, que son bares con una vocación hacia géneros como el rock y blues, pero faltan más”.

Esta obra, en la que se ahonda en las vivencias de los artistas y del autor va dirigido a las personas interesadas en la historia de Guadalajara, así como en su desarrollo musical.

En cada capítulo del libro hay códigos QR que llevan a los videos de las entrevistas que Alfredo Sánchez realizó para escribir esta publicación.

De igual forma, estas entrevistas son parte de una serie radiofónica producida por el propio Alfredo Sánchez y que podrá ser escuchada en la plataforma http://senalglobal.com

La música de acá. Crónicas de la Guadalajara que suena fue logrado gracias al Programa de Estímulo a la Creación y Desarrollo Artístico de la Secretaría de Cultura, y es editado por la Editorial de la UdeG.

Los ejemplares se pueden conseguir en la Librería Carlos Fuentes, la tienda del Museo de la Artes y próximamente estará en librerías de la ciudad y el país.

Fotografías: Universidad de Guadalajara / Abraham Aréchiga