Piedra de obsidiana


La Región Valles, al encontrarse en el Eje Neovolcánico Mexicano, ha sido testigo de erupciones durante millones de años que la convirtieron en el cuarto sitio de yacimientos de obsidiana más importante del mundo. Después de Sudáfrica, Oregon y Rusia, esta zona de Jalisco es abundante en este mineral.

Dicha roca volcánica, formada a partir de la lava que se enfría con rapidez, ha sido una pieza fundamental en el desarrollo de la Región Valles. Por ello el Centro Interpretativo Guachimontones “Phil Weigand”, ubicado en el municipio de Teuchitlán, presenta la exposición Obsidiana Fuego Vivo, con la que se busca educar a los asistentes sobre la importancia de este mineral.

Durante la inauguración de la muestra, el sábado 21 de abril, el especialista en arqueometría doctor Juan Rodrigo Esparza López, quien ha estudiado la zona por más de 10 años, impartió la conferencia “10 mil años de historia del uso de la obsidiana en Jalisco”, en la que refirió sobre la importancia de este vidrio volcánico en la región.

“Este uso multifuncional de la obsidiana, tanto en la cuestión ritual, doméstica y sobre todo en la cuestión comercial, se ve muy influenciado durante la época prehispánica. Hay un decaimiento muy importante de su uso en los siglos XVIII y XIX, pero hay un repunte y una revaloración durante el siglo XX cuando se comienza a utilizar para artesanías”.

Esparza López comentó que desde que esta región era habitada por la mega fauna, es decir, grandes animales ya extintos como los gonfoterios y bisontes, los primeros humanos comenzaron a usar la obsidiana para hacer puntas de proyectil. Esto lo conoce gracias a que hay indicios que datan de hace 10 mil años.

Gonfoterio

Después, el uso de la obsidiana continuó en la época prehispánica durante la tradición Teuchitlán, entre el año 1000 antes de Cristo y 400 después de Cristo, periodo en el que comenzó a ser un material sumamente valorado por sus características físicas y por cuestiones comerciales, pues era utilizada como moneda de cambio.

“Lo más interesante para mí ha sido la joyería que se realizó durante la tradición Teuchitlán, es una tecnología única en todo Mesoamérica, con la que se fabricaron brazaletes, gargantillas, cuentas de collar a base de láminas sumamente delgadas de obsidiana y no se ha podido encontrar algo similar en otra parte, ninguna otra sociedad lo ha hecho”.

La obsidiana de la Región Valles se ha podido rastrear a través de análisis químicos y se sabe que algunas piezas encontradas en Sinaloa, Nayarit, Guanajuato, Zacatecas, Colima y Michoacán provenían de esta zona de Jalisco.

Obsidiana Fuego Vivo mostrará una muestra de los diferentes colores que existen en la obsidiana de la región y presentará una colección de artesanías contemporáneas del municipio de Magdalena.

Centro Interpretativo Guachimontones "Phil Weigand"
Centro Interpretativo Guachimontones “Phil Weigand”

 

La exposición permanecerá hasta el 21 de junio y podrá ser visitada de martes a domingo de las 9 a las 17 horas, en el centro interpretativo ubicado en camino a Guachimontones S/N, Teuchitlán.

El costo de entrada general es de 30 pesos y 15 pesos para estudiantes, maestros y personas de la tercera edad.

Información y fotografías: Secretaría de Cultura de Jalisco, biodiversidad.gob.mx