La historia de una madre wixárika y su hijo, que viven en la Región Norte de Jalisco, es mostrada en el cortometraje documental Aurelia y Pedro, de los cineastas Omar Robles y José Permar.

La dinámica cotidiana de la vida rural en la localidad de San Miguel Huaxtita, en el municipio de Mezquitic, contrasta con la vida en las poblaciones que no son totalmente herederas del legado cultural prehispánico.

Escenarios desérticos y boscosos, característicos de la Sierra Madre Occidental, es donde se cuenta una historia que se repite en las zonas más alejadas del estado, donde muchos de los servicios básico no suelen llegar.

Esta cinta nació del proyecto Territorios interiores, que emprenden los estudiantes de la licenciatura en Artes Audiovisuales de la Universidad de Guadalajara, con lo que se busca que los jóvenes se formen en el género documental en distintas zonas de Jalisco. Ahora Robles y Permar son egresados de dicha carrera y que continúan realizando proyectos audiovisuales por medio de su casa productora Tardígrada.

Omar Robles y José Permar
Omar Robles y José Permar

Permar señaló, en entrevista para Prensa UdeG, que lo que conmovió al público de este filme fue que la historia está centrada en la fidelidad de transmitir lo mismo que ellos vieron durante su visita a la Región Norte del estado.

Cinta premiada

A partir de la mención especial que ganó Aurelia y Pedro en El Festival de Cine de Berlín 2016 –tras haber sido estrenado en este encuentro–, el cortometraje ganó el Premio Ariel en 2017 y también fue nominado a mejor documental extranjero por parte de el Student Academy Awards 2017, es decir, los premios Oscar en la categoría estudiantil.

Otras distinciones que han ganado es la mención honorífica en el Festival Internacional de Morelia, en el Festival Internacional de Cine Guanajuato, en DocsMx, entre otros.