Isla de los Alacranes. Por Lizzy Saldana


Por ser un sitio importante para la identidad jalisciense, pero en especial para el pueblo originario de los wixaritari, en julio de este año la Isla de los Alacranes fue declarada como patrimonio cultural del estado, por parte de la Secretaría de Cultura Jalisco (SCJ).

Ubicado en el centro del lago de Chapala, este sitio alberga en su lado sur la roca llamada Xapawiyemeta –leído “Rapaviyemeta”–, que representa a una deidad relacionada con el agua, lo que la convierte en uno de los cinco puntos cardinales de la cosmovisión wixárika (pueblo conocido comúnmente como huicholes) donde se realizan rituales.

En Jalisco se encuentran dos de eses sitios sagrados: esta isla y un punto en el municipio de Mezquitic que es considerado como el centro del universo. Según la tradición ahí vive uno de los ancestros llamado Teakata, “el abuelo fuego”.

“La diferencia entre Teakata y Xapawiyemeta es que uno de éstos lo poseen ellos (los wiaxaritari); el otro no. Por lo tanto es necesario su reconocimiento de una manera muy especial, para poder determinar los elementos de protección que requiere”, indicó el director de Patrimonio Artístico e Histórico de la SCJ, Julio César Herrera Osuna, respecto a la decisión de reconocer la isla como sitio de interés patrimonial por el gobierno de Jalisco.

La declaración se hizo posible después de casi dos décadas de gestión por parte de los wixaritari. Este decreto contempla el polígono de la isla que incluye la tierra, aguas, la zona de la ribera del lago de Chapala, los rituales que ahí se celebran, las peregrinaciones y la manufactura de objetos que son usados como ofrendas.

“Es una mezcla de formas y expresiones que conjuntamente se celebran en ese espacio”, indica Osuna Herrera.

Lugares de tradición

Los otros tres sagrados para los wixaritari se encuentran en Nayarit, Durango y San Luis Potosí. En todos se realizan periódicamente ceremonias para agradecer la vida por medio de ofrendas, plegarias y caminatas en silencio.

El punto del oriente es Wirikuta, en Real de Catorce, San Luis Potosí, donde se dice que nació el Sol. En esta zona sigue latente la amenaza de una minera a cielo abierto y el saqueo indiscriminado del peyote.

Al norte se encuentra Hauxa Manaka, que es donde descansa la canoa del primer hombre que apareció en el mundo, en la localidad de Cerro Gordo, Durango.

Al centro, en Santa Catarina Cuexcomatitlán, Mezquitic, Jalisco, nace el abuelo fuego, ahí se conoce como Tekata.

Al poniente está Tatei Haramara, donde está la diosa del mar en la isla del Rey, ubicada en San Blas, Nayarit.

Al sur, en Chapala, se halla Xapawiyemeta.

Universo wixaritari

Aunque ya son reconocidas oficialmente las actividades que en la isla se llevan a cabo, aún existe el reto de conservar su legado milenario, pues, según las opiniones de los wixaritari, se deben buscar contemplar las dinámicas para que no se pongan en riesgo las tradiciones ancestrales, pues al menos en la parte norte de la isla se seguirán ofreciendo servicios turísticos como paseos en lancha y restaurantes.

¿Qué es patrimonio cultural?

Es un producto de la actividad humana que se hereda, se transmite y se modifica de generación en generación. Su clasificación se divide en dos: tangible, material e intangible, o inmaterial. La Isla de los Alacranes tiene elementos que la ubican en ambas categorías.

Isla de los Alacranes. Por jacarreterop

Fotografía: Lizzy Saldana (cc), Scielo y Jacarreterop